2 nov. 2011

La tromba marina de 1958


En Torrevieja, a pesar de tener uno de los climas más benignos de España -y viene al hilo de que estamos en época de alertas por "gota fría"- hay constancia de varios temporales que dieron lugar a naufragios en nuestra bahía, además de grandes lluvias, nevadas y granizadas y otros fenómenos atmosféricos que están presentes en la memoria histórica de los torrevejenses, como el ocurrido en la ciudad el domingo 13 de abril de 1958, a las doce de la mañana, instantes después de cesar las lluvia, cuando la costa alicantina sufría un violento temporal de levante, que obligó a las embarcaciones de pesca a buscar refugio en puerto, un tornado -tromba marina o manguera- de agua y viento, después de volcar y hundir varias embarcaciones auxiliares de pesca, se adentró por el mar en la ciudad por la zona del muelle pesquero ocasionando en su recorrido destrozos en distintos puntos de la población, entre ellos, en la cantina del muelle, donde hubieron varios heridos. En la caseta de puesto de la Guardia Civil y en la garita del resguardo que fue arrastrada al mar por la manguera, como igualmente ocurrió con un puesto ambulante que se encontraba en las proximidades del muelle con su propietario dentro, que por suerte resultó ileso. En el depósito de hielo de la Lonja del pescado, donde arrancó la techumbre; en báscula del muelle, en el recinto de las Eras de la Sal; en varios tinglados de la salinas; en algunas casetas de madera de las playas; en el paseo Marítimo, donde la tromba quebró y derribó varios árboles, además de causar daños materiales en 50 viviendas de planta baja, que quedaron desmanteladas, la mayoría de familias humildes, en la zona norte de la población. La Guardia Civil, a la que se unió un grupo voluntarios, organizó un servicio patrullas para auxiliar a los heridos, siendo trasladados los más graves a Alicante. Igualmente se organizaron patrullas por las haciendas del campo cercano a la población por si había heridos o necesitaban algún tipo de auxilio, mientras las farmacias y los médicos permanecían de guardia para el caso de ser necesarios.
Con el fin de conocer sobre el terreno los daños causados por la tromba, el lunes día 14 por la tarde, vino a Torrevieja el gobernador civil de la provincia, D. Evaristo Martín Freire, que fue recibido por el alcalde D. Manuel Tarín Sala, el Ayudante Militar de Marina, D. Carlos Guitart Virto, el patrón Mayor de la Cofradía de Pescadores D. Francisco Juárez Brotons y otras autoridades locales que le acompañaron en su recorrido por la zonas siniestradas. Posteriormente, el gobernador celebró una reunión en el Ayuntamiento con el Alcalde y otras autoridades en la prometió ayuda económica lo antes posible, para todas las familias damnificadas de carácter humilde, teniendo en cuenta que el número total de damnificados se aproximaba al centenar.
En aquellos días, una ola de frío con lluvias y nevadas dejo sentir sus efectos sobre la mayor parte de la geografía española, ocasionado averías en el alumbrado, retraso de trenes y algunos desperfectos en varias ciudades. Torrevieja tenía entonces unos 10.000 habitantes, que en su mayoría vivía en casas de planta baja y la mayoría de las calles de la población eran de tierra.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Lo más leido