30 ago. 2010

Afina Medio Ambiente detalles para la Cumbre Climática Mundial de Alcaldes

A casi dos meses de llevarse a cabo la Cumbre Climática Mundial de Alcaldes, donde la ciudad de México será sede, el Gobierno del Distrito Federal ya afina los últimos detalles para la realización del evento en el que pretenden sentar las bases para crear mecanismos que eviten el calentamiento global. 

La titular de la Secretaría de Medio Ambiente capitalina, Martha Delgado, afirmó que las ciudades acordarán de manera voluntaria emprender acciones para combatir el cambio climático. 

Y es que, puntualizó, cerca del 50 por ciento de la población mundial vive en ciudades donde se consume el 60 y 80 por ciento de la energía del planeta, lo cual genera serios problemas de sustentabilidad en el mundo. 

Delgado destacó que espera la presencia de por lo menos 50 ciudades para firmar el pacto. Los resultados de la cumbre se darán a conocer en la Conferencia de las Partes COP16 de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, misma que se realizará en Cancún, Quintana Roo, a finales de año

La lección de “Katrina”, cinco años después

Katrina ha sido el peor desastre de su tipo en Estados Unidos, con un saldo oficial de más de mil 800 muertos, las mayores pérdidas económicas por un fenómeno natural , el cual, evidenció la vulnerabilidad de los gobiernos ante las contingencias ambientales. Incluso el de Estados Unidos, el país más poderoso del mundo

Existen condiciones atmosféricas para que una tragedia como la del huracán Katrina, que hace cinco años arrasó Nueva Orleáns, la ciudad del jazz, se repita, advierten estudios de la NASA.

De nada vale el pánico colectivo ante un desastre natural como ése.

Sin embargo, si las hipótesis sobre la relación entre los gases de efecto invernadero con el calentamiento global y los desastres naturales son acertadas, los gobiernos del mundo tienen mucho por hacer para reducir las emisiones de esos gases. También los individuos y la industria.

Las temperaturas en los océanos en este 2010 se parecen a las que prevalecían en 2005, el año del azote de Katrina. Eso significa que están dadas las condiciones para que se registren huracanes intensos, afirma Carlos Gay González, director del Programa de Investigación en Cambio Climático de la UNAM (PICC). "Ha habido un aumento de huracanes más intensos, aunque el número de huracanes no se ha modificado", explica.

Katrina ha sido, hasta el momento, el peor desastre de su tipo en Estados Unidos, con un saldo oficial de más de mil 800 muertos, las mayores pérdidas económicas por un fenómeno natural y más de 5 millones de personas afectadas en los tres estados que tocó, según el grupo de asesoría comunitaria para el huracán Katrina de la Universidad de Harvard.

El meteoro evidenció la vulnerabilidad de los gobiernos ante las contingencias ambientales. Incluso el de Estados Unidos, el país más poderoso del mundo.

El 29 de agosto de 2005, Katrina tocó los estados de Louisiana, Mississippi y Alabama. La ciudad más afectada fue Nueva Orleáns, que quedó destruida en 80%. El dique que contenía al río Mississippi no resistió la presión de las aguas e inundó de manera pronunciada las zonas más marginales de la ciudad. La segregación racial apareció en el mapa de la catástrofe. El desastre mostró que Nueva Orleáns es una ciudad mal planeada.

"Es sencillo hacer un mapa de vulnerabilidad ante fenómenos naturales; basta saber en dónde se concentra la pobreza", señala Carlos Gay González, coordinador del PICC. Prevenir es el principal objetivo de los estudios sobre el cambio climático, no sólo para disminuir el calentamiento global provocado por los gases de efecto invernadero, lo cual podría estar relacionado con estos siniestros, sino para tomar las precauciones necesarias en el diseño de ciudades y contar con planes de adaptación ante los cambios de temperatura. Porque además, advierte, "esperamos es que este tipo de eventos catastróficos sean más frecuentes en el futuro".

Nuevo Orleáns continúa en proceso de reconstrucción. La organización UNITY, que se dedica a brindar casa y servicios a los desamparados en esta ciudad, afirma que todavía hay personas que no tienen dónde vivir o que lo hacen en condiciones deplorables, a raíz del huracán.

Más de 3 mil edificios continúan abandonados. La cifra de personas "en situación de calle ha aumentado el doble desde Katrina, a pesar de que sólo 80% de la población ha regresado a vivir a Nueva Orleáns", advierte el grupo.

La clave, prevenir

De ahí la importancia de la prevención.

"Si nos vuelve a dar otro katrinazo será porque no prevenimos lo suficiente. Podemos achacarle parte de esto a la naturaleza que estamos afectando, pero no hay excusa por parte de la autoridad para que digan que no sabían las consecuencias", asegura Carlos Gay.

Amanda lleva siete años trabajando como subdirectora de reservaciones del centro de atención telefónica más grande de American Airlines. Conoce de sobra historias de viajeros que se topan sorpresiva y desafortunadamente con los embates de la naturaleza.

Tratándose de catástrofes naturales, ninguna aerolínea se hace responsable de los gastos generados por la cancelación de vuelos. "Hemos tenido casos en que los pasajeros se quedan varados hasta 15 días. En caso de desastre natural no podemos respaldarnos con otra aerolínea, todas las compañías estamos en la misma situación. Los aeropuertos cierra1n", explica.

La industria aérea tiene su parte negra. Los aviones producen principalmente óxidos de nitrógeno, compuestos volátiles de metano y monóxido de carbono. Según estudios realizados por el gobierno británico, el sector aéreo tiene un alto impacto en el deterioro ambiental.

Así como abordar un avión contribuye a la contaminación ambiental y, por tanto, al calentamiento global, existen múltiples actividades de la vida moderna que dañan el medio ambiente.

Pero, ¿quién puede planear frente a la furia de la naturaleza? ¿Quién puede controlar el riesgo frente a lo impredecible?

Una cultura de cuidado al medio ambiente puede ayudar a prevenir que estos desastres se intensifiquen.

México es responsable del 1.5% de las emisiones de dióxido de carbono, convirtiéndose en el emisor mundial número 13, según los informes presentados en la Cumbre de Copenhague contra el Calentamiento Global de 2009.

Sin embargo, de acuerdo con la encuesta global de Regus Business Tracker, realizada por Grupo Regus y difundida en junio de este año, apenas un 10% de las compañías mexicanas monitorean sus huellas de carbono.

México, país vulnerable

Hasta hace cinco años, las investigaciones en calentamiento global en México se realizaban solamente con recursos extranjeros, dice Carlos Gay. "El interés y los recursos por parte del gobierno han venido aumentando, pero esto no quiere decir que sean suficientes", añade. También en materia de cuidado ambiental existe un marco legal, pero no se respeta.

La comunidad científica advirtió sobre la vulnerabilidad de México desde 1997, en el estudio de París entregado a la Convención Marco. Los riesgos de los que se habló desde entonces son: aumento de temperaturas y de los niveles del mar, sequías, deterioro de la biodiversidad y de la cubierta vegetal. Esto ha tenido repercusiones en la producción agrícola, ganadera y en la pesca. Los diagnósticos generales existen. No obstante, según Carlos Gay, no hay estudios para poder determinar la escala regional, estatal y local de los fenómenos y, por tanto, las posibles formas de aminorar o prevenir las consecuencias. Hacen falta científicos especialistas y recursos económicos.

La adaptación a los cada vez más frecuentes e intensos fenómenos naturales es obligatoria para el ser humano. Cómo hacerlo puede marcar la diferencia: si en solitario, con la comunidad más cercana, o si se cuenta con ayuda del Estado para dirigir las acciones colectivas. Esta última opción implica tener una política de Estado que tome en cuenta los riesgos relacionados con los desastres naturales.

Hasta ahora, en las negociaciones mundiales ni los países desarrollados ni los que están en vías de desarrollo han mostrado voluntad para reducir la producción de gases de efecto invernadero. Lo que prevalece es el miedo. En este escenario, Carlos Gay advierte: "Si la gente cae en el pánico se paraliza. El miedo debe ser a no hacer nada. Podemos tener pánico sobre el tema, pero sólo para que nos haga actuar sobre políticos y funcionarios para que hagan algo".


Fuente

29 ago. 2010

Otro dique con fisura amenaza ciudad del sur de Pakistán

THE ASSOCIATED PRESS

La fuerza del agua provocó el sábado otra fisura en los diques que protegen un ciudad del sur paquistaní, mientras miles de residentes huían a tierras más altas dejando la ciudad casi vacía.

Ambos lados de la carretera principal estaban llenos de gente que se alejaba de Thatta y de las cercanas aldeas inundadas. Muchos habían pasado la noche durmiendo a la intemperie.

Hadi Baksh Kalhoro, un funcionario de atención de desastres de Thatta, dijo que más de 175.000 personas dejaron la ciudad, quedándose pocos residentes.

Algunos se dirigen a ciudades o poblados cercanos, señaló, mientras que miles se dirigen a las tierras altas de un cementerio antiguo para santos musulmanes.

El funcionario agregó que la fisura de dique más reciente, la cual ocurrió en la madrugada del sábado, podría dejar inundadas las afueras de Thatta más tarde durante el día. La ciudad está aproximadamente 120 kilómetros (75 millas) al sureste de Karachi, la más grande ciudad costera del país.

Las inundaciones comenzaron en el montañoso noroeste hace aproximadamente un mes con las lluvias monzónicas y se han movido lentamente hacia el sur del país con dirección a la costa, devastando campos agrícolas de primera y destruyendo más de un millón de viviendas.

Más de ocho millones de personas necesitan ayuda de emergencia en toda la nación.

La ONU, el ejército paquistaní y varios grupos locales e internacionales de asistencia han estando movilizando gente, medicina, alimentos y agua a las regiones afectadas, pero no han podido llegar a mucha gente.

El sábado, víctimas de inundación bloquearon un camino en Thatta para protestar por la escasez de ayuda, la mayor parte de la cual es lanzada al azar desde camiones a multitudes necesitadas.

"La gente que viene aquí a darnos comida nos trata como limosneros. Ellos nada más lanzan la comida . Es humillante", dijo Karima, de 80 años, quien sólo utiliza su nombre. Ella estaba viviendo en el cementerio con más de dos decenas de familiares.



Read more: http://www.elnuevoherald.com/2010/08/28/791086/otro-dique-con-fisura-amenaza.html#ixzz0y0v8jdwG

Rompe Teapa récord de lluvias en 40 años

MEXICO. El municipio de Teapa estableció un nuevo récord de precipitación registrada durante agosto, después de 40 años, informó en Tabasco el Servicio Meteorológico Nacional (SMN).

Este sábado la dirección local de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) reveló que desde 1973 ningún año se había superado la máxima de 795 milímetros acumulados de lluvia para el mes de agosto.

Sin embargo, para este 2010 se han registrado un total de mil 142 mm, más los que se agreguen en el transcurso del fin de semana.

Es decir, que ha sobrepasado al día de hoy este municipio serrano por 347 milímetros su anterior lluvia máxima histórica y ha registrado un excedente de precipitación en razón de su promedio normal mensual de 720 milímetros.

El cambio climático hace descender la producción de arroz en el mundo

El incremento de las temperaturas registrado en los últimos 25 años ha producido un descenso en la producción de arroz, entre un 10 por ciento y un 20 por ciento, según un estudio publicado esta semana en Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS).

Así, el grupo de científicos ha estudiado cerca de 227 plantaciones situadas en los seis países más importantes en la producción del arroz entre los que se encuentran Tailandia, Vietnam, India y China, según informa BBC. De esta manera, los investigadores han afirmado que a medida que temperaturas mínimas diurnas aumentan, o que las noches son más calurosas, la producción de arroz cae. 
No obstante, han puntualizado que las temperaturas moderadamente más altas durante el día pueden tener un efecto positivo para la producción de este cereal pero que, este efecto, es menor que la reducción que se produce por el impacto de las noches más cálidas. Además, han añadido que si las temperaturas siguen aumentando durante el día, eso acentuará la caída de la producción. 
Por su parte, el coautor del estudio y científico de la Universidad de California (EEUU), Jarrod Welch, ha detallado que en el trabajo se encuentran recopilados los datos de plantaciones de agricultores por lo que han estado sometido a los cambios climáticos "reales". Además, Welch ha recordado que existen trabajos recientes del cultivo de maíz en los Estados Unidos de los que se extrae que su caída por debajo del umbral empieza a ser "considerable". 
El investigador ha informado también que en el 2007 los asesores del cambio climático del Intergovernmental Panel on Climate (IPCC) concluyeron señalando que a pesar de que un modesto aumento de las temperaturas podría incrementar la producción de este cereal en algunas regiones, si las temperaturas incrementaban más de 3 grados centígrados, el promedio del impacto reductor afectaría a todos los cultivos estudiados y a todas las regiones. 
Finalmente, ha recordado que en el 2004 otros investigadores comunicaron que la producción de arroz en Filipinas tenía un descenso del 10 por ciento por cada grado centígrado que se incrementaba la temperatura nocturna. 

Rusia y la lección del calentamiento

Podrá la ola de calor y sequías que causó estragos en Rusia lograr que ese país tome con más seriedad al tema del cambio climático? La respuesta es importante: Rusia es el tercer emisor de gases de efecto invernadero del mundo, detrás de China y Estados Unidos.

Hasta hace poco, la actitud rusa frente a las amenazas del cambio climático era arrogante. En una conferencia internacional celebrada en 2003, el entonces presidente Vladimir Putin señaló sobre el calentamiento global: "Vamos a gastar menos en abrigos de piel". Rusia apoyó el Protocolo de Kyoto, pero como una suerte de acto cínico de realpolitik. Estados Unidos se había negado a firmarlo y los líderes mundiales debían llegar a la cantidad necesaria de signatarios para evitar el fracaso. Como parte del acuerdo, Rusia fue puesto en carrera para ser miembro de la Organización Mundial de Comercio y se le asignaron varios créditos por reducciones de emisiones que hizo, a pesar de que habían sido el resultado mayormente del cierre de empresas después de 1989.

En la conducción rusa muchos creían que el cambio climático iba a ser beneficioso para el país. Abriría la riqueza mineral del Artico cuando su hielo se derritiera, crearía nuevas rutas de navegación a lo largo de las costas septentrionales del país y permitiría una ampliación de la agricultura hacia zonas estériles. Creían que si se buscaba reducir las emisiones, ello iba a obstaculizar el crecimiento económico. Los desastres de este verano debieran haber mostrado la ingenuidad de esas opiniones. No son más que una dura advertencia sobre lo que se viene si no se controla el calentamiento global. Rusia es sumamente vulnerable a la creciente frecuencia e intensidad de las condiciones climáticas extremas que traerá un cambio climático descontrolado. Este año, el país perdió cerca del 25% de su producción de granos.

Las inundaciones serán un problema en el futuro de ciudades como San Petersburgo, al igual que los cambios en el flujo de los ríos, tormentas, hielos que se derriten y muchos otros peligros. De hecho, los dirigentes comenzaron a cambiar su tono antes de los acontecimientos de este verano. En 2009, el gobierno aprobó un plan referido al clima, aún cuando tiene poco para ofrecer en materia de propuestas concretas. La sensación de emergencia va a desvanecerse cuando la temperatura vuelva a bajar. Sin embargo, es de interés estratégico de Rusia y de la comunidad Internacional tratar al tema del cambio climático con debida seriedad.

fuente

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Lo más leido