26 nov. 2010

Migración y cambio climático: dos fenómenos entrelazados


El modelo actual de desarrollo social y económico a nivel mundial ha demostrado su inviabilidad para enfrentar el cambio climático, un fenómeno que afecta a todos por igual, aseguró hoy Carmen Cruz, representante del PNUD.

La funcionaria del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo en México precisó que urge construir una nueva estrategia, en la cual los derechos de las personas sean el centro y las soluciones de los problemas tengan un enfoque multifactorial.

Dijo que los efectos del cambio climático acentúan las enormes desigualdades e injusticias sociales que prevalecen en la mayoría de los países en desarrollo, afectando a las personas con menos recursos y, en especial, a las mujeres, quienes emigran en busca de nuevas oportunidades.

Pese a que generalmente la migración se concentra en las personas de mejores posibilidades económicas, en los últimos años se observa un incremento en el ámbito rural debido al impacto negativo que ocasionan los desastres naturales sobre la agricultura.

Al respecto, una investigación realizada por Jenny Jungehulsing, de la fundación alemana Heinrich Boll Stiftung, corrobora que la depresión económica, manifestada en la pérdida de las cosechas y de otros empleos, provocó un aumento en el número de personas que decidieron emigrar.

La pesquisa, realizada en el sur del estado mexicano de Chiapas, muestra importantes diferencias por género en cuanto a vulnerabilidades, adaptación y estrategias de emigración ante el impacto del cambio climático.

En tal sentido, se conoció que los hombres emigran más por la falta de empleo, en tanto en el caso de las mujeres este fenómeno se observa más en las jóvenes y madres solteras, quienes buscan otros horizontes, fuera del rol de ama de casa que poseen en sus comunidades de origen.

Sin embargo, las muchachas manifiestan más su deseo de no regresar, pues ven en esta acción la vía de encontrar su liberación y la oportunidad de hacer realidad sus metas de estudiar y superarse para ayudar al sustento de la familia, acotó la joven investigadora.

La migración es un fenómeno, que en el caso de México incrementa sus niveles en lugares como Chiapas, una zona fuertemente afectada con bastante frecuencia por eventos naturales como huracanes, tormentas tropicales e inundaciones, provocados por el cambio climático.

Según estimaciones de la Organización Internacional de Migración, en los próximos 40 años habrán emigrado hasta un billón de personas, no sólo de un país a otro, sino también de zonas rurales hacia las ciudades dentro del propio territorio nacional.

Lluvias afectaron más de mil viviendas en Barlovento

El gobernador del estado Miranda, Henrique Capriles Radonski, informa que las lluvias dejaron mil 188 viviendas afectadas, la mayoría de ellas con pérdida de enseres. Hasta el momento se contabilizan dos fallecidos.

Resalta como la zona más afectada al municipio Andrés Bello de San José de Barlovento, donde hay alrededor de 1100 viviendas afectadas, algunas de las cuales eran de madera, y serán sustituidas por casas de concreto.

El gobernador aclaró a Unión Radio que la situación ocurrida en Barlovento “no es un tema de alcantarillas obstruidas, sino que no cuenta con sistemas de drenaje. Hay muchas viviendas que están al lado de los ríos y lamentablemente siempre vamos a tener una situación de inundación porque es la topografía y de volumen de agua por lluvias”.

Las autoridades están a la espera del completo drenaje de las aguas para poder determinar con exactitud los daños materiales que se han venido evaluando desde el pasado domingo.

Estima que si el tiempo continúa favorable “muy pronto debemos tener la situación absolutamente bajo control”.

Capriles destaca que otros sectores del municipio Páez, Guarenas, Guatire y Petare también han sufrido algunas afectaciones.

“Tuvimos un deslizamiento de tierra en Caucagüita, municipio Sucre que tapeo la zona de la vivienda y allí también falleció otra persona. Hemos tenido personas clasificadas como ‘damnificado temporal’ porque se le inunda la vivienda y se termina la condición cuando regresa a su casa”, agrega.

Fuente

Cicatrices de la inundación

Sufren habitantes de Villahermosa por daños que causados a vialidades el desbordamiento de ríos y la costalera

Cinco meses después de haberse iniciado la contingencia en Tabasco son los habitantes de Villahermosa los que continúan sufriendo por las cicatrices que dejaron las inundaciones por cuarto año consecutivo y la instalación de 56.4 kilómetros de muralla de costales en las márgenes de los ríos Carrizal, Grijalva y Viejo Mezcalapa.

Y es que la contingencia más larga que han vivido los villahermosinos dejó huellas profundas que complican las actividades diarias en la capital tabasqueña, principalmente problemas viales durante prácticamente todo el día debido a los daños en la infraestructura urbana.

Basta con recorrer algunos sectores de la ciudad para darse cuenta de los estragos causados por la inundación, en particular el pésimo estado físico que presentan arterias y colonias asentadas en las márgenes de los ríos Carrizal y Grijalva.

Tramos cerrados o reducidos por la instalación de la costalera, calles con asfalto desaparecido o destrozado, socavones, hundimientos y otra serie de daños, es lo que se encuentran quienes circulan por la capital tabasqueña.

Otro de los aspectos es la muralla de costales en algunas zonas esta despedazada y la arena ha invadido por lo menos seis zonas de la ciudad.

Además la constante lluvia provocó que el pavimento colapsara, como en la zona de Tabasco 2000, frente al Club Campestres, donde se registró un hundimiento de cinco metros de profundidad que causó el cierre de Paseo Tabasco. Un socavón más, se dio en la avenida Mina, en la colonia Mayito. Ambos continúan abiertos y afectando severamente la vialidad.

Son por lo menos son siete puntos de la ciudad los que tienen un mayor grado de deterioro, debido por un lado al largo tiempo que permanecieron bajo el agua, y por el otro al constante tráfico de vehículos.

Algunos de estos puntos deteriorados, se encuentran así desde la inundación del 2007, mientras que otros son producto de la reciente contingencia que se presentó durante los meses de agosto, septiembre y octubre.

Entre las vialidades destrozadas, es el periférico Carlos Pellicer Cámara, el cual presenta mayor deterioro, ya que por lo menos cinco tramos de esta arteria, se encuentran en pésimas condiciones.

Uno de los principales ejemplos del deterioro del periférico son los más de 700 metros del tramo que comprende entre las colonias Espejo I y II, en dirección de Ruiz Cortines hacia Paseo Tabasco a la altura del centro asistencia denominado UNETE.

Más adelante en la confluencia del periférico con la avenida Samarkanda, en el carril que va del fraccionamiento Carrizal a Paseo Tabasco, está otro ejemplo del deterioro de esta vialidad, similar a lo que sucede al bajar del puente Carrizal IV, donde la carpeta asfáltica practicamente fue devorada por el agua. Similar situación presenta el carril del periférico al margen del Carrizal, a la altura de Asunción Castellanos.

Más adelante en el tramo del periférico que conduce desde la glorieta de Tascoob hasta Casa Blanca, el pavimento está en las peores circunstancias.

En la colonia Tierra Colorada, una de las principales vialidades destrozadas es la que va de Los Sauce a Samarkanda.

Cabe señalar que a pesar de todo el tiempo que estuvieron bajo el agua, únicamente el 40 por ciento de las calles de la colonia Miguel Hidalgo, presentan completo deterioro. Caso parecido se da Gaviotas Sur, donde solo algunos tramos de la carretera que conduce a Torno Largo, muestran los estragos del agua.

Fuente

25 nov. 2010

Lluvias inundaron mil 600 hectáreas en Santa Elena

Los productores de la zona necesitarán poco más de un año para que la actividad productiva de algunos de ellos vuelva a la normalidad La municipalidad de Obispo Ramos de Lora permanece en estado de alerta ante las fuertes precipitaciones que se han venido presentando en la zona y por las cuales se han generados la inundaciones de grandes extensiones de tierra ubicados a lo largo del kilómetro 11 de la carretera Panamericana, vía al lago de Maracaibo, hasta el kilómetro 22.Al igual que como ha sucedido en varias localidades de la zona Sur del Lago de Maracaibo, donde cientos de familias han sido evacuadas de sus residencias, en el municipio Obispo Ramos de Lora se está experimentando la misma situación debido a las consecuencias de los fuertes aguaceros.Hasta ahora, se cuenta con unas 25 familias afectadas, las cuales no han sufrido pérdidas materiales como para catalogarse como damnificadas, pero si están pasando su momento catastrófico por causa de la inundación de sus viviendas.Muchas de estas familias han sido trasladadas temporalmente a otras localidades donde cuentan con la ayuda de familiares y amigos, mientras que otras se niegan a dejar sus casas; temor nato por defender lo que tanto les ha costado. Afortunadamente y a pesar de la gran extensión de terreno inundado, no hay mas familias pasando estas penalidades, porque este es un sector muy apartado y poco poblado.Producción destruidaEntre los más afectados se encuentran los productores agrícolas. Caso especial, los plataneros y ganaderos, pues las lluvias inundaron un promedio de mil 600 hectáreas de tierras, todas aptas para la agricultura y plenamente productivas.Existen en el sector un considerable número de fincas totalmente arruinadas, donde apenas se pueden observar los cogollos de las matas de plátanos y algunos árboles.Las pérdidas son tan funestas, al punto que el Ministerio del Ambiente considera que se necesita por lo menos un año para que estas tierras estén plenamente recuperadas de la catástrofe.Otro caso que se hace sensible ante esta situación, es la de los trabajadores del campo, los cuales han perdido sus trabajos y sin esperanza de recuperarlos a corto plazo.Es propicio recordar que la gran mayoría de los habitantes de estas zonas son mano de obra agrícola y para empeorar la situación, solo la cabeza de familia trabaja para llevar el sustento a sus hogares.Zona alejadaUna de las características de esta zona es que se encuentra retirada de las poblaciones más populosas del municipio. El acceso se hace casi imposible debido a la lejanía, pero especialmente debido a las inundaciones. Esta situación se está registrando cerca del km 11 de la Panamericana - vía al lago de Maracaibo- y llegan hasta el conocido km 22.Hasta el momento, la municipalidad, el Ministerio del Ambiente y los concejos comunales del sector, aunaron esfuerzos para atender a las personas afectadas, además de realizar trabajos que evitarán que la inundación avance a otras localidades más pobladas.Moisés Pereira, alcalde de Obispo Ramos de Lora, ha estado suministrando alimentación y ayudas técnicas a las personas que sufrieron los estragos de las inundaciones y para ello se han dispuesto varias máquinas, a fin de realizar dragados desde el km 13 hasta el 27, lugar donde desembocan las aguas del río Capazón, Caño Curbina, Caño Blanco y Gavilancito.Llamado a la solidaridadArnold Parra, enlace de prensa de la Alcaldía y representante de la municipalidad en la zona afectada, además de informar sobre estos acontecimientos, hace un llamado a todos los ciudadanos para que se sumen al trabajo y presten su ayuda a las personas afectadas.

Fuente

China reforzará ahorro de energía y reducción de emisiones

China recurrirá a medidas jurídicas, técnicas y fiscales adicionales para lograr un progreso mayor en ahorro de energía y reducción de emisiones en los 5 años próximos, dijeron funcionarios que asistieron al Foro Internacional de Industria Ecológica de China, sostenido el día 24 en Beijing.Xie Zhenhua, subdirector de la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma (CNDR), el máximo planificador económico del país, dijo que China volverá cada vez más obligatorios los ahorros de energía para las empresas, en lugar de simplemente persuadirlas de que lo hagan.Deben establecerse estrictos sistemas de evaluación y las leyes deben aplicarse para hacer a las empresas responsables de las metas de ahorro de energía y de reducción de emisiones, dijo Xie.En noviembre de 2009, China prometió reducir para 2020 entre 40 y 45 por ciento las emisiones de dióxido de carbono por unidad del producto interno bruto con respecto a los niveles de 2005, una importante meta del país para enfrentar los problemas del cambio climático.El país continuará el esfuerzo de impulsar la industrialización de tecnologías de ahorro de energía en el XII Programa Quinquenal (2011-2015), dijo Xie.Se prevé que el consumo de energía por unidad de producción industrial de valor agregado durante el XI Programa Quinquenal (2006-2010) cayera en más de 25 por ciento, dijo Miao Wei, viceministro de Industria y Tecnología Informática.En el mismo foro, Wu Xiaoqing, viceministro de Protección Ambiental, pronosticó que en los cinco años próximos, China podría duplicar su inversión en protección medioambiental con respecto al XI Programa Quinquenal a 3 billones de yuanes (450.000 millones de dólares USA).El foro de cuatro días fue patrocinado por 12 sectores gubernamentales, incluida la CNDR, el Ministerio de Industria y Tecnología Informática y el Ministerio de Protección Ambiental. Durante el encuentro también se presentarán exposiciones y una serie de pequeños foros.

Fuente

Lluvias ponen en emergencia a Venezuela y Colombia


Una prolongada temporada de invierno está causado inundaciones y damnificados en extensas zonas de Colombia y Venezuela.
Por esta época el año pasado, las autoridades venezolanas atribuían a una inusual sequía una crisis en el suministro de energía, que depende fundamentalmente de la generación hidroeléctrica.
En Colombia, que había superado años antes los problemas con la electricidad con el uso de fuentes alternativas de energía, el llamado era a ahorrar agua.
En contraste, agua es lo que sobra este año en los dos países. El 54% del territorio colombiano está siendo afectado por las lluvias, con la zona norte del país, de cara al Mar Caribe, como la más golpeada.
En Venezuela, se reportan inundaciones en poblados del centro y occidente del país, principalmente.
Aunque hasta ahora las autoridades no han calificado la situación como de crítica, están en alerta, debido a la vulnerabilidad de ciertas áreas, en especial en las zonas de mayor pobreza, caracterizadas por construcciones precarias sin mayores consideraciones de estabilidad del terreno.
Saldo
En Colombia, hasta el momento se contabilizan 154 muertos, más de 150 mil hectáreas inundadas, más de 2.000 viviendas destruidas y casi 200.000 viviendas con algún tipo de afectación.
Las inundaciones golpean a sectores que usualmente no se afectaban, como la Sabana de Bogotá, que está a 2.600 metros sobre el nivel del mar y donde hay grandes pérdidas en cultivos de flores y ganaderías de la zona.Hay 85 vías nacionales y secundarias afectadas por las lluvias, que han provocado deslizamientos de tierra, pérdida de tramos de carreteras y desbordamientos de ríos.La gran cantidad de agua que ha caído eleva las alarmas en las zonas de cordillera, donde pueden seguir ocurriendo deslaves, en zonas rurales y urbanas.Los dos principales ríos del país, el Magdalena y el Cauca, se han desbordado en varias regiones.
En Venezuela, las víctimas superan las veinte, principalmente en el occidental estado Zulia y en la capital, Caracas. En el adyacente estado Miranda, en la región conocida como Barlovento, varios caseríos se encuentran con el agua a la cintura y se contabilizan más de 4.000 personas afectadas, según le informó a BBC Mundo el director de Protección Civil en la entidad, Víctor Lira.
Se estima que más de 10.000 personas habrían quedado damnificadas en Zulia y otras 2.500 en el oriente del país.
Sin cultura preventiva
"Lamentablemente en Venezuela no tenemos esa cultura preventiva, de primero investigar, de hacer los estudios correspondientes antes de asentar una vivienda en un sitio inestable", señaló Lira.
"La política habitacional – añadió -- no ha sido la más efectiva, y eso lleva que al no haber soluciones habitacionales, la gente busque respuestas por sus propios medios. Así tienden a invadir terrenos, debilitan taludes, les montan cargas, no hay manejo de aguas servidas, y todo esto son factores que se suman".
Las intensas lluvias obligaron hace unos días al cierre temporal del principal aeropuerto del país, el internacional de Maiquetía, además de provocar interrupciones en varias de las prinicipales carreteras que comunican a la capital con el interior del país por causa de derrumbes. Esto incluye la línea de Metro que comunica con la ciudad de Los Teques, en las cercanías.
En Colombia, el lunes el presidente Juan Manuel Santos anunció que el gobierno tomaría un crédito de emergencia con el Banco Mundial de US$150 millones para ayudar a los damnificados. Adicionalmente, se usarían US$ 25 millones de dinero incautado al narcotráfico.

Fuente

CEPAL: La economía del cambio climático en Centroamérica Síntesis 2010


La evidencia científica muestra que el calentamiento global asociado al aumento de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) provenientes de actividades antropogénicas está ocasionando cambios climáticos discernibles, como alza de la temperatura, modificación de los patrones de precipitación, reducción de los glaciares, elevación del nivel de mar y aumento de los eventos extremos. Estos cambios representan una seria amenaza para las sociedades centroamericanas por sus múltiples impactos previstos en la producción, la infraestructura, los medios de vida, la salud, la seguridad y el debilitamiento de la capacidad del ambiente para proveer recursos y servicios vitales.
Aunque se estima que Centroamérica seguirá produciendo una muy mínima parte de las emisiones GEI del planeta, ya es una de las regiones más vulnerables a sus consecuencias negativas. Las vulnerabilidades socioeconómicas históricas de Centroamérica se exacerban por su ubicación geoclimática en un istmo estrecho que sirve de puente entre dos continentes, situado entre dos sistemas oceánicos, el Pacífico y el Atlántico. La región es gravemente afectada por sequías, ciclones y el fenómeno.
El Niño‐Oscilación Sur. Dado que los factores dependientes del clima son aportes significativos a las actividades económicas, como la agricultura, el cambio climático incidirá cada vez más en la evolución económica de la región durante el presente siglo de no adoptarse medidas de reducción de las emisiones. En términos fiscales constituye un pasivo público contingente que afectará las finanzas públicas por generaciones.
Por otro lado, la región contiene valiosos acervos que requieren ser preservados por su contribución al desarrollo de las generaciones actuales y futuras, como sus ecosistemas de biodiversidad abundante, proveedores de múltiples servicios. Estos ecosistemas se deterioran por el actual patrón de desarrollo insostenible y serán más afectados aún por el cambio climático.
La población de la región, relativamente joven y con su diversidad cultural, étnica, lingüística y de estilos de vida, especialmente los pueblos indígenas y afrodescendientes, es un tesoro que requiere mayor reconocimiento e inversión para desarrollar sus capacidades de respuesta.
Los Presidentes del Sistema de Integración Centroamericana (SICA), en su Cumbre sobre el Cambio Climático en mayo de 2008, establecieron mandatos a sus instituciones nacionales y regionales sobre la respuesta a este fenómeno, los cuales fueron reiterados en su Cumbre de junio de 2010.
En el marco de esta iniciativa, se realiza el proyecto “La economía del cambio climático en Centroamérica”, el cual se lleva a cabo conjuntamente entre la Comisión Económica para América Latina y El Caribe (CEPAL), los Ministros de Ambiente y Hacienda/Finanzas de los siete países de Centroamérica, la Comisión Centroamericana de Ambiente y Desarrollo (CCAD) del Sistema de Integración de Centroamérica (SICA) y la Secretaría de Integración Económica de Centroamérica (SIECA), con el apoyo financiero del Ministerio para el Desarrollo Internacional (DFID) del Gobierno británico.
Su finalidad es alertar a los actores clave en la toma de decisiones de la región sobre la urgencia de enfrentar el reto de cambio climático y propiciar un diálogo sobre opciones de políticas públicas y acciones nacionales y regionales, incluyendo la Estrategia regional de cambio climático actualmente en discusión. Para ello se analizan los impactos del cambio climático en diversos escenarios de emisiones y se estima un valor económico de estos impactos.
Se exploran los costos y beneficios de potenciales respuestas, de la inacción, de acciones para la reducción de vulnerabilidad, la adaptación y una transición hacia una economía sostenible y baja en carbono. Los resultados a la fecha sugieren que los impactos del cambio climático en Centroamérica en un escenario económico dinámico con uso intensivo de combustibles fósiles (tipo A2) son significativos y crecientes, reconociendo las incertidumbres inherentes en este tipo de análisis.
Se confirmaría la asimetría de que los países que menos han contribuido al problema sufren mayores impactos y tienen menos resiliencia. Se confirmaría también el planteamiento de que los costos de los impactos en un escenario de inacción global, particularmente de los países emisores grandes, serían más elevados que los de un escenario con un acuerdo internacional equitativo e incluyente que lograra reducir significativamente las emisiones con responsabilidades compartidas pero diferenciadas, y que facilite a los países más expuestos, como los centroamericanos, tomar medidas de adaptación y mitigación en un marco de desarrollo sostenible.
El reto de adaptación es altamente preocupante porque exige redoblar esfuerzos para reducir la pobreza, la desigualdad y la vulnerabilidad socioeconómica y ambiental, y aumentar la resiliencia y la capacidad adaptativa de las sociedades y ecosistemas conexos. Debe admitirse asimismo que habrá límites a la adaptación, con pérdidas y daños no reparables, especialmente en el escenario de inacción con una economía mundial alta en carbono.
Los resultados confirman que el cambio climático es el mayor fracaso del mercado jamás visto por no internalizar el valor del clima como bien público global y no registrar adecuadamente los impactos sociales y en servicios ambientales. Esto implica que, más allá de la valorización económica, se requiere tomar decisiones éticas respecto al valor que asignamos a las necesidades de futuras generaciones y a los ecosistemas que nos prestan múltiples servicios ambientales, los cuales perderemos antes de que el mercado nos dé señales de esta pérdida.
Debido a que es una falla de mercado, el cambio climático no puede ser tratado como responsabilidad exclusiva de las instituciones ambientales, sino como problema económico central y transversal con serias implicaciones fiscales. Y desde la óptica económica es más rentable actuar ahora que dejar el problema a las generaciones futuras.
El cambio climático presenta una serie de desafíos que tienen que enfrentarse a través del aporte de diversos actores, incluyendo el sector público, el sector privado, la ciudadanía y sus organizaciones civiles, el sector académico, las instituciones de integración y la comunidad internacional. Las instituciones socias del proyecto reiteran su compromiso de seguir profundizando su trabajo conjunto para desarrollar el conocimiento y las capacidades necesarias para que todos los actores puedan tomar decisiones más informadas para reducir vulnerabilidades, mejorar la adaptación al cambio climático y encaminar las economías a sendas sostenibles y bajas en carbono.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Lo más leido