14 abr. 2011

Alerta roja “preventiva” por lluvias en Colombia

Los aguaceros torrenciales tienen a varias zonas del país en condiciones dramáticas por los aludes y los desbordamientos de ríos y quebradas. Nariño, Valle, Huila, Norte de Santander, Risaralda, Boyacá y Caldas han reportado nuevas emergencias.

El aumento en las lluvias, producto de la segunda temporada invernal obligó a que la Dirección de Gestión del Riesgo del Ministerio del Interior y de Justicia decretara la alerta roja “preventiva” en algunas zonas del país, especialmente por el crecimiento de caudales de los ríos y quebradas.

Esta medida cobija especialmente a los habitantes de las riberas de los ríos Cauca, La Paila, Palo, Guangué, Páez y Tominío en el Cauca, departamento donde ya se han registrado graves emergencias producto del desbordamiento de varios afluentes.

Mientras que en Nariño, Valle, Tolima y Cundinamarca se han presentado nuevas emergencia, en municipios de Caldas, Risaralda, Quindío, Santander y Antioquia ya están en alerta por deslizamientos e inundaciones.

Entre las nuevas víctimas de la nueva temporada invernal figuran tres menores, quienes perdieron la vida luego de que un alud enterrara su vivienda ubicada en el municipio de Ricaurte (Nariño). En esta misma zona fueron afectadas tres casas más. El número de muertos a causa del invierno en Nariño se elevó a 12.

Su propio viacrucis viven los pobladores de López de Micay (Cauca), donde las lluvias han damnificado a más de 4.500 personas. Una nueva emergencia se presentó por el desbordamiento de los ríos Jolí, Sigüi y Chuaré, afluentes del Micay.

Para evitar que se presenten víctimas fatales, los pobladores de la zona tuvieron que ser evacuados, y ahora esperan la llegada de ayudas humanitarias.

Entre tanto, el invierno en el Huila provocó la muerte de dos personas, quienes fueron arrastradas por crecientes súbitas. La primera víctima fue un campesino que intentó cruzar la quebrada La Caraguaja en Campoalegre pero la fuerza del agua se lo llevó. Una historia similar vivió un pescador en el municipio de Paicol a quien el río Páez arrastró cuando intentaba pescar.

El norte del Valle se encuentra en alerta por las intensas lluvias de los últimos días. El aumento en las precipitaciones provocó que el río Cauca se saliera de su cauce en cercanías al corregimiento de Juanchito y del municipio de Candelaria. En Palmira, Tuluá, Buenaventura y otros municipios, los organismos de socorro han tenido que atender emergencias por inundaciones.

Por su parte, el desbordamiento de una quebrada en la zona rural del municipio La Esperanza (Norte de Santander) desató una emergencia que por fortuna sólo registró daños de cultivos en la zona. En Norte de Santander las autoridades declararon la alerta naranja en cinco municipios donde ya hay nuevos reportes de damnificados.

En Caldas -por otra parte- hay más de 14 municipios en alerta y problemas de movilidad debido a que 12 vías afectadas por el invierno que tienen incomunicadas a varias poblaciones.

Según los organismos de socorro las carreteras que comunican a Aguadas, Pacora y Salamina son las que reportan mayores bloqueos. Igual situación tiene la vía Riosucio-Supía.

Por las lluvias, en el barrio El Tucán, en Manizales, tuvieron que ser evacuadas 14 viviendas para poner a salvo a las 50 familias que las habitaban. Y en el departamento, ante el inminente deterioro de 50 colegios que representaban un grave riesgo, fueron reubicados 30 mil niños.

En La Virginia (Risaralda) el número de familias damnificadas por el invierno se elevó a 180. En albergues improvisados permanecen a la espera de que sea autorizada la construcción de un refugio permanente. A la inundación en el municipio de Pueblo Rico se sumó el problema en movilidad luego de que grandes derrumbes taponaran la vía que comunica a Risaralda con Chocó.

En Boyacá el invierno no da tregua y ya tiene afectadas a nueve veredas de Puerto Boyacá por el desbordamiento del río Negro que ya ha provocado inundaciones en más de 500 viviendas y cultivos. La caída de dos árboles en Tunja afectó a varias personas que se movilizaban en carros y que tuvieron que ser rescatadas por los organismos de socorro. En Duitama una avalancha no dejó víctimas pero destruyó dos viviendas y dejó a dos averiadas.

Entretanto, en alerta roja está el río Bogotá y sus afluentes por la probabilidad de crecientes súbitas que pueden causar inundaciones en algunos sectores del norte de la Sabana de Bogotá.

La autoridades recomendaron especial atención a pobladores ubicados en zonas ribereñas en los municipios de Chía, Cajicá, Cota y sectores circundantes a la laguna de Fúquene, al igual que en Mosquera, Funza y Soacha.

Fuente

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Lo más leido