11 mar. 2011

El Sudeste de EE.UU. azotado por intensas lluvias y tormentas

Un frente de intensas tormentas que avanza por el sudeste de Estados Unidos desencadenó el miércoles tres tornados en el Estado de Luisiana, arrojando hasta 17 centímetros de lluvia en algunas localidades de Misisipi.

Después de que entre 2,5 y 7,5 centímetros de lluvia inundaran varias calles de Nueva Orleans, la región esperaba la alerta de inundación.

En Tangipahoa, las autoridades evacuaron a unas 50 familias de un parque de casas rodantes después de que las intensas lluvias desbordaran un arroyo.

En Kentwood la policía utilizó embarcaciones de varias agencias policiales el martes por la noche y el miércoles por la mañana para rescatar a los residentes cercados por las aguas.

Un tornado registrado a unos 16 kilómetros al sudoeste de Bush, en St. Tammany, hirió a una persona, dañó una casa, destruyó un remolque y derribó árboles.

Los bomberos de Lacombe reportaron un tornado que arrancó el techo de una vivienda. Los intensos vientos en el este de Tennessee arrancaron parte del techo de una escuela. En Misisipi hubo informes sobre daños pero no se registró ningún herido.

Los servicios meteorológicos anticipan vientos de hasta 80 kilómetros por hora en un amplio sector de Alabama junto con lluvias torrenciales en un futuro próximo.

Fuente

La ciudad y los desastres naturales

Si el proceso urbano es agresivo con la naturaleza, si la ciudad crece a costa de destruir la calidad y consistencia de los suelos, de destruir el drenaje natural, de propiciar procesos de erosión, tarde o temprano la Madre Tierra pasará una pesada factura.

Las últimas semanas los medios de información han desplazado su rutina sobre los menudos acontecimientos políticos del día a día, para informarnos de lamentables dramas humanos que tienen que ver con los embates de la naturaleza sobre nuestras desprotegidas ciudades y regiones. En general, los ciudadanos contemplan estos eventos, donde las fuerzas ciegas de la naturaleza golpean a la comunidad urbana en forma devastadora, como una suerte de castigo divino o manifestación de poderes sobrenaturales que actúan irremediablemente contra los seres humanos sin que nada se pueda hacer al respecto. Sin embargo, estas aparentemente perversas fuerzas naturales han venido actuando sobre los territorios de los valles, llanos o punas desde mucho antes de la presencia humana organizada en ciudades. Las inundaciones, los deslizamientos de tierras y otros de mayor gravedad (terremotos, huracanes, etc.) son parte de la dinámica del planeta, aunque ciertamente el calentamiento global que experimentamos puede influir en una mayor intensidad de estas manifestaciones, que de por sí, no son necesariamente catastróficas.

En realidad un desastre natural, excepto los terremotos, es un proceso relativamente previsible que se desencadena cuando los factores de riesgo que los producen se incrementan. En general, la devastación de la flora nativa, la destrucción de los bosques naturales, el desvío o anulación de las corrientes de agua que drenan las faldas de montaña, se convierten en otros tantos factores que “preparan” el drama de los desastres naturales. Las ciudades, en este orden, son las formas más radicales de agresión al medio natural; sin embargo, un desarrollo urbano sostenible, es decir, cuidadoso de conservar el balance entre expansión urbana y preservación de la capacidad de la naturaleza para reponerse de estas agresiones, sin duda aminora la intensidad y la frecuencia de este tipo de catástrofes. En cambio si el proceso urbano es agresivo con la naturaleza, si la ciudad crece a costa de destruir la calidad y consistencia de los suelos, de destruir el drenaje natural de los mismos, de propiciar procesos de erosión extensos, de contaminar el aire y las aguas, de destruir la cubierta vegetal, etc., ciertamente que tarde o temprano, la Madre Tierra pasará una pesada factura, bajo la forma de desastres naturales, que en realidad no son tan naturales, pues en buena medida han sido laboriosamente preparados por el comportamiento poco racional de los propios habitantes urbanos.

Analizando con mayor atención este último aspecto, se puede afirmar que el crecimiento de ciudades como Cochabamba, sobre todo a partir de la segunda mitad del siglo XX, se realizó a costa de extensas agresiones al medio ambiente: Se destruyeron los restos de bosques primitivos de sotos y kewiñas y también los bosques de sustitución con otras especies; se alteró el régimen de drenaje pluvial del sistema cordillera-valle, lo que equivale a decir que se destruyeron y cambiaron los cursos naturales de las aguas que alimentan el sistema hidrográfico del río Rocha; se contaminaron los acuíferos, etc. Como consecuencia de todo ello, el valle central perdió su humedad natural, su atmósfera recibe toneladas de polvo de cientos de hectáreas erosionadas y calles sin pavimento, a lo que se suman volúmenes crecientes y no bien precisados de CO2, metano, nitrógeno e infinidad de bacterias provenientes de excretas humanas y residuos sólidos que producen, por una parte, un abultado parque automotor, y por otra, decenas de barrios nuevos y antiguos, la mayor parte irregulares situados en la extensa periferia urbana, donde la carencia total de servicios básicos es la norma y no la excepción

Por todo ello, no resulta extraño que los desastres naturales afecten con preferencia a los grupos sociales más vulnerables, los que viven inmersos en la pobreza y sus secuelas. Ocurre que son justamente estos estratos inmersos en la economía informal, los que ocupan los sitios de mayor riesgo, los que han edificado su hábitat en conos de deyección de torrenteras, los que habitan en las vecindades de basurales como K’ara K’ara, los que ocupan laderas y autoconstruyen viviendas sin aplicar técnicas constructivas y preventivas para esta condición compleja de suelo urbano.

¿Por qué esta preferencia para ocupar tan irracionalmente el ámbito urbano? Por la simple razón de que el mercado de tierras urbanas para estos sectores vulnerables solo les oferta lotes de bajo costo en sitios de altos riesgos naturales (lechos de torrenteras aplanadas, laderas escarpadas, áreas inundables, lagunas desecadas, en fin, lugares que el municipio considera no aptos para edificar, y obviamente, sin ninguna esperanza de dotación de infraestructura básica, incluso a largo plazo.

En suma, esta combinación de búsqueda sin fin de tierras de bajo costo, autoconstrucción de vivienda precaria y formas irracionales de alterar los delicados equilibrios de la naturaleza, son los que preparan los llamados desastres naturales en las zonas urbanas. Por tanto, la prevención de desastres no solo pasa por limpiar torrenteras, bocas de tormenta o educar a la gente; sino también, por controlar un mercado de tierras anárquico que hace del riesgo y la prohibición un negocio. Esperemos que el municipio tenga algo que decir a este respecto.

Fuente

Lluvias provocan nueve muertes en sur de Brasil

Las lluvias que afectan a la región sur del estado brasileño de Río Grande del Sur desde el miércoles han provocado la muerte de nueve personas, informó hoy la alcaldía de la ciudad de Sao Lourenzo do Sul.

De acuerdo con el portavoz de la municipalidad, la intensidad de la lluvia cubrió de agua la mitad de la superficie urbana de Sao Lourenzo, debido a la crecida de los arroyos que atraviesan la ciudad.

Las fuertes precipitaciones afectaron también a las ciudades de Turuzú y Río Grande, donde varias personas quedaron aisladas debido a la subida del nivel de los ríos. Helicópteros de la policía ayudaban a retirar a los que se refugiaron en los techos de sus casas.

La región afectada es el extremo sureste del estado, que tiene como ejes las ciudades de Pelotas y Río Grande.

La importante carretera nacional BR 116 estaba interrumpida en los dos sentidos, a la altura del kilómetro 469, donde un puente se derrumbó.

Varios otros puentes se rompieron debido a la fuerza de las aguas, que cayeron sin interrupción desde las 16 horas locales del día anterior hasta las 9:30 horas de hoy.

Los muertos, todos habitantes de la ciudad de Sao Lourenzo, eran en su mayoría personas de edad superior a 75 años, que tuvieron dificultades para escapar de la subida de las aguas antes de la llegada de socorro.

De acuerdo con el alcalde de la ciudad, José Daniel Raupp, por lo menos 20.000 personas fueron afectadas directa o indirectamente en Sao Lourenzo y sus alrededores, lo que obligó a declarar el estado de calamidad pública en el municipio.


Fuente

El río Cauca se encuentra con niveles cercanos a la inundación y desbordamiento


Según la CVC, el río Cauca presenta niveles altos y registra crecientes en el sector de Juanchito. En Mediacanoa, aunque se encuentra desbordado, está en un nivel estable, al igual que en el municipio de La Victoria.

De otro lado, el Comité Local de Prevención y Atención de Desastres de Dagua inició un plan de contingencia para que los habitantes de las riberas del río Pepitas estén alerta tras el represamiento del afluente por un derrumbe que afectó su cauce.

“Se trata de una zona altamente vulnerable, por lo que buscamos con esta alerta amarilla es que la gente sepa que hacer frente a una situación de emergencia”, dijo César Vargas, miembro del Clopad de Dagua.

De igual forma, este plan se ejecutará con la participación de las 40 familias que residen en los corregimientos de Juntas y Cisneros, en Buenaventura, dado que de presentarse una situación de riesgo en el río Pepitas, que desemboca al río Dagua, se estarían afectando igualmente las dos localidades.

Panorama nacional

El país se encuentra en riesgo ante la ocurrencia de deslizamientos, inundaciones, crecientes súbitas y avalanchas debido a los efectos de la pasada temporada de lluvias, incrementados por los fuertes aguaceros que se han presentado en los últimos días, según lo notificó el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales de Colombia, Ideam.

Según la entidad, en los próximos días se esperan lluvias por encima de lo normal en diferentes regiones colombianas.

“El Ideam emitió una alerta debido a que el río Cauca ya se encuentra con niveles cercanos a la cota de inundación y desbordamiento, por lo cual se esperan emergencias en regiones como el Valle, el Eje Cafetero y La Mojana. Especialmente en los sectores entre Candelaria y Yotoco, en el Valle; La Virginia, Risaralda y La Pintada, en Antioquia, con valores alrededor de las cotas críticas”, manifestó Ricardo José Lozano, director General del Ideam.

El directivo agregó que estas lluvias también han originado crecientes súbitas en los afluentes aguas arriba de Cali, particularmente en el río Palo, a la altura de Puerto Tejada, en el departamento del Cauca.

Según el Ideam, esta tendencia lluviosa continuará hasta finales de mayo y comienzos de junio. En la región Caribe, las lluvias llegarán hacia mediados de abril.

“Debemos priorizar acciones, hacer mantenimiento de canales y de los sistemas de manejo de agua, cierre de boquetes, y estabilización de taludes y demás medidas de prevención”, puntualizó el director del Ideam.

A la comunidad en general el instituto recomendó estar atenta a los planes de los organismos de emergencia. Así como seguir las recomendaciones de los Comités Locales y Regionales de Emergencia.

De otro lado, el Fondo Nacional de Calamidades y Adaptación, reconoció que desde el año pasado se han girado recursos por más de $600.000 millones para recuperar la infraestructura, vías y poblaciones frente al invierno, pero aún no se han podido ejecutar.

“Con eso se están atendiendo obras que son complejas, que requieren estudios técnicos, contrataciones que son difíciles y por supuesto no todas ellas se han iniciado y mucho menos ejecutado”, indicó Jorge Londoño, presidente de la Junta del Fondo Nacional de Calamidades.

Fuente

Inundación en Las Condes por desborde de canal

El agua circuló desde al menos por un kilómetro, lo que generó algunas molestias a los vehículos que transitaban por el lugar. La situación estaría controlada.

Pasada las 21 horas de este jueves, se desbordó el canal de regadío el Bollo en la intersección de calles Charles Hamilton con Camino San Antonio en la comuna de Las Condes.

El agua circuló al menos por un kilómetro llegando hasta calle San Francisco con Av. Las Condes, lo que generó algunas molestias a los vehículos que transitaban por el lugar.

La empresa canalista realizó el cierre del portón del canal, ubicado a la altura de la Plaza San Enrique, por lo que el caudal disminuyó de inmediato su nivel, según informó Chilevisión.

Debido a la inundación, el agua ingresó al colegio Nuestra Señora de Loreto, pero según responsables del establecimiento, esto no habría causado daños en infraestructura, por lo que este viernes habrá clases con normalidad.

Según información preliminar, el hecho se habría debido a la caída de un planchón de moras sobre el caudal, el que hizo que se rebalsara el caudal.

Fuente

10 mar. 2011

"La Niña" afectó a 102 municipios en todo el país

LA PAZ-. Según el monitoreo realizado por las Gobernaciones y Defensa Civil durante el mes de febrero pasado, 102 de los 337 municipios del país han sido golpeados por los efectos del fenómeno de "La Niña".

La mayor afectación fue ocasionada por las inundaciones y riadas en 76 municipios de los nueve departamentos, los más afectados son Cochabamba Beni y el norte de La Paz.

Mientras que el fenómeno de la granizada destruyó cultivos en 19, la mayoría en Chuquisaca, en siete municipios, cuatro en La Paz, tres en Cochabamba y en Potosí y dos en Oruro.

Otros cuatro municipios sufrieron derrumbes y deslizamientos a consecuencia de las intensas lluvias: en Colomi (Cochabamba), San José de Chiquitos (Santa Cruz), Coroico (La Paz) y en la sede de gobierno, donde se reportó las mayores pérdidas con más de 500 viviendas destruidas en cuatro barrios y más de cinco mil personas afectadas a fines de febrero.

Los Datos

En Potosí diez municipios fueron afectados por eventos climáticos, según el reporte de la Unidad de Gestión de Riesgos (UGR) de la Gobernación; ocho por riadas: Potosí, Caiza D, Llallagua, Puna, Ckochas, Tomave, Ravelo y Acasio; y dos por granizadas: Uyuni y Toro Toro, que perdieron gran parte de los cultivos a causa del fenómeno.

En Oruro, nueve municipios han sido afectados por inundaciones y granizadas: unas 29 comunidades y 1.040 familias; se perdieron 1.109 hectáreas de cultivos de quinua, papa y alfalfa, también 38 viviendas sufrieron daños.

"Los municipios de Chipaya, El Choro y Machacamarca, que se encuentran en riberas del río Desaguadero, sufrieron la mayor afectación", informó el secretario de Medioambiente de la Gobernación de Oruro, Felix Callata.

En Chuquisaca, 214 comunidades de 13 municipios presentan reportes de algún tipo de evento climático: granizada, riada, sequía y helada. En ese departamento, la UGR contabilizó a 11.593 familias y más de 17 mil hectáreas de cultivos afectados.

Los más afectados

En Cochabamba, 5.200 familias en 23 de los 47 municipios sufrieron los efectos por inundaciones y riadas, según los datos de Defensa Civil y de la Gobernación cochabambina.

Mientras que en La Paz, 27 de 82 municipios resultaron afectados por inundaciones, especialmente en el norte paceño, que inhabilitaron carreteras de acceso en esas localidades, también se reportaron riadas, granizadas; en Combaya vientos huracanados y el reciente deslizamiento ocurrido en la zona este de la ciudad de La Paz.

Según el reporte de Alerta Temprana de la Gobernación paceña, 7.504 familias resultaron afectadas, de éste número, 1.700 corresponden al último evento en la sede de gobierno.

En el departamento del Beni ocho municipios están afectados por inundaciones y desbordes de ríos; cuatro fueron declarados en alerta roja: Rurrenabaque, Reyes, Santa Rosa y San Borja, mientras que en Santa Ana, San Ignacio, Riberalta y Loreto hubo desbordes. Según el responsable de la UGR, Luís Pillips, en ese departamento, 540 familias resultaron afectadas.

Al sur del país, en Tarija, los municipios de Yunchará, Padcaya, Yacuiba, San Lorenzo Villamontes y Bermejo sufrieron riadas e inundación. Mientras que en Pando se reportaron inundación en Bella Flor y desbordes en San Lorenzo. En Santa Cruz, se reportó desbordes y derrumbes en Fernández Alonso y San José de Chiquitos, respectivamente.

14 mil familias

El director de Emergencias y Auxilio, del Viceministerio de Defensa Civil, Everth Baeza, manifestó a la Agencia de Noticias Enlared, que hasta la fecha, 14.009 familias fueron afectadas por los eventos climáticos en distintos puntos del país.

"Hay recurrencia en algunos municipios, en el Trópico de Cochabamba, en los Yungas y el Norte de La Paz, también en Beni; otros que no eran recurrentes como Quime en La Paz o Quillacollo en Cochabamba, allí de mucho tiempo se vieron fuertes lluvias", dijo.

Según los reportes de "Sala 24", oficina de Defensa Civil, la mayoría de los ríos están con tendencia a subir debido a las precipitaciones pluviales; actualmente el río Ítenez se encuentra en alerta roja, auque no ha ocasionado mayores daños.

Baeza dijo que para el mes de marzo, el fenómeno de "La Niña" comenzará a declinar, las precipitaciones serán de menor intensidad respecto del mes de febrero, aunque se presentarán excesos en las provincias Iturralde, Nor y Sud Yungas (La Paz) y en Yacuma (Beni).

Fuente

Alertan sobre fuertes lluvias este año por ciclones tropicales

La coordinadora general de Protección Civil, Laura Gurza Jaidar, alertó sobre la presencia de fuertes lluvias para este año por la ocurrencia de 17 ciclones tropicales en el Océano Atlántico y 17 en el Pacífico, con mayores efectos en el sureste.

Mientras en el norte del país algunos estados podrían padecer sequía, en el sur habrá excedente de agua por las precipitaciones ordinarias del año, lo cual no se puede ver como una desgracia, explicó la funcionaria federal.

Durante los trabajos “Diálogo Internacional sobre la Gestión Integral de Riesgos de Desastres”, expuso que las precipitaciones podrían ser arriba de lo normal, y ante ello, no hay tregua en materia de protección civil, se trata reducir riesgos de desastres.

En presencia de expertos de América Latina en el marco de las Jornadas Regionales de Protección Civil que organiza el gobierno de Chiapas, apuntó el 90 por ciento de los fenómenos naturales que ocurren en el país son de origen hidrometeorológico.

“Si bien no está en nuestras manos evitar los desastres naturales, sí evitar las consecuencias que producen en nuestra infraestructura y en la población, se trata de reducir la vulnerabilidad”, dijo Gurza Jaidar.

“No debemos satanizar los fenómenos naturales, al contrario, las acciones coordinadas de la sociedad y de los gobiernos deben llevarnos a reducir los riesgos y generar una nueva cultura de la prevención”, apuntó.

En el marco del Sistema Nacional de Protección Civil que cumple 25 años, indicó, se ha delineado la responsabilidad de cada uno de los tres niveles de gobierno y enmarcado con puntualidad la gestión integral de riesgos.

Reconoció que México ha trabajado en la salvaguarda del patrimonio, de la humanidad, del medio ambiente, donde la protección es fundamental, así como la conciencia de la sociedad y el cambio climático es prioritario, “el proceso implica mucho trabajo solidario”.

Fuente

Lluvia provocó inundaciones en La Plata

El desbordamiento de la microcuenca Barbillas provocó la inundación de viviendas en el barrio Bella Vista.

La fuerte lluvia que cayó ayer sobre La Plata ocasionó inundaciones en un popular sector de la localidad. El reporte de las autoridades informó que cuatro familias resultaron afectadas por la creciente de una quebrada aledaña.

Las mayores complicaciones se presentaron en el barrio Bella Vista, del sector C4, donde el desbordamiento de la microcuenca de Barbillas provocó la inundación de las viviendas ubicadas en el cauce de lo que antes era la quebrada Guamito.

Una de las viviendas más afectada por el desbordamiento fue la de la señora Mary Cotacio Manquillo, de 65 años de edad, quien fue sorprendida por la corriente de agua que comenzó a ingresar por el solar de su casa, ocasionando daños a los pocos enseres con los que cuenta.

“Tuvimos que subirnos a la cama y esperar que los vecinos nos ayudaran a salir”, dijo la humilde mujer quien reside con su esposo de 70 años.

En la casa también habitan una hija de la pareja y dos nietos que se encontraban en el hogar infantil cuando ocurrió la inundación.

Agregó que espera la pronta ayuda de las autoridades locales.

“Perdimos la ropita, calzado, se nos mojaron las camas y ahora la casa quedó en mal estado, necesitamos que nos ayuden lo más pronto posible”.

Miembros de la Policía y del Cuerpo de Bomberos de La Plata que llegaron hasta el lugar, ayudaron en la evacuación de los pocos enseres de estas familias que ahora piden reubicación, teniendo en cuenta que las paredes de las viviendas construidas en bahareque quedaron debilitadas por la acción del agua.

Evaluación

La secretaria de Gobierno del Municipio, Esperanza Herrera, recorrió el área de las inundaciones en compañía de otros funcionarios de la Alcaldía para evaluar la situación que será socializada en el Comité Local de Prevención y Atención de Desastres – Clopad.

La funcionaria dijo que lo que se busca es ofrecer las primeras ayudas a las familias damnificadas, consistentes en alimentación y algunas frazadas. De igual forma se estudiará con los demás miembros del Clopad una solución definitiva a la problemática.

Temor generalizado

Por su parte, habitantes de la ribera de la quebrada Los Muertos, en la parte alta del barrio San Rafael, expresaron su temor porque en esa área se presentan inundaciones de manera continua en las residencias. Además en algunos tramos el terreno se ha debilitado poniendo en riesgo la vida de sus moradores. Los lugareños solicitaron el envío de una máquina para que adecúe el cauce de la quebrada.

Piden canalización

Aliel Astudillo, líder del sector C4, dijo que es necesario que la Administración Municipal realice los trabajos de canalización, abro que ha sido solicitada desde hace varios años.

“Es una problemática que tenemos desde hace seis o siete años, sin que hasta la fecha hayamos tenidos respuesta positiva. Las administraciones siempre se comprometen, pero no nos han solucionado nada. En el gobierno anterior nos reubicaron dos familias, pero las necesidades siguen en la zona”.

Fuente

Pucallpa: Tras fuertes lluvias encuentran boas de 5 metros en viviendas

Las boas fueron encontradas en viviendas de zonas céntricas, las cuales fueron sacrificadas por los pobladores quienes hacen un llamado a las autoridades de salud.

Los pobladores del centro de Pucallpa mostraron asombro y miedo al haber encontrado boas de casi cinco metros de largo dentro de dos viviendas, tras las inundaciones sufridas por las últimas lluvias registradas.

Las boas fueron encontradas en una vivienda del jirón Dos de Mayo y otra en el asentamiento humano Iván Siqui. En ambos casos, los pobladores dieron muerte a estos animales, pues afirman que en el Parque Natural, no tendrían presupuesto para acogerlas.

Los moradores de la zona hicieron un llamado al sector salud por la inusual aparición de estos anfibios, que normalmente habitan en zonas alejadas.

Fuente

9 mar. 2011

Busca Banco Mundial plan común para afrontar desastres naturales

Washington DC, EUA.- En momentos en que los desastres naturales siguen cobrando vidas humanas y generando enorme destrucción, tres organismos internacionales lanzaron un concurso mundial orientado a captar servicios, productos y enfoques novedosos para las tareas de recuperación y reconstrucción post- desastre.

El concurso insta a presentar propuestas que describan prácticas o herramientas posibles de replicar en otras zonas del mundo castigadas por desastres. Los autores de las cinco ponencias más innovadoras presentarán su trabajo en la Conferencia Mundial sobre Reconstrucción (WRC, por sus siglas en inglés) a realizarse en Ginebra del 10 al 13 de mayo de este año.

Con el patrocinio del Fondo Mundial para la Reducción y Recuperación de Desastres (GFDRR, por sus siglas en inglés), la Estrategia Internacional para la Reducción de Desastres de las Naciones Unidas (ONU/EIRD) y el Banco Mundial, el concurso será una vitrina para elevar del ámbito local al global las soluciones más innovadoras en materia de reconstrucción.

Las respuestas locales innovadoras han sido cruciales en determinar la forma en que las comunidades enfrentan un evento natural devastador. Deseamos aprender de estas experiencias y soluciones locales para basarnos en ellas en la etapa posterior a los desastres naturales, señaló Zoubida Allaoua, directora del Departamento de Finanzas, Economía y Desarrollo Urbano, sede de GFDRR en el Banco Mundial.

En los últimos años han surgido nuevos enfoques locales e innovadores para abordar los desafíos propios de las situaciones post-desastre. Muchos de ellos involucran una gran cantidad de inventiva y pocos recursos, como las iniciativas locales de mapeo mediante globos para la evaluación de daños, en las cuales las comunidades utilizan una única cámara fotográfica, globos inflados con helio y una cuerda para mapear su zona, todo ello a un costo menor de US$150.

Después del terremoto de Haití, los trabajadores de rescate recurrieron a Ushahidi, una plataforma en línea para el mapeo de crisis que inicialmente se utilizó pocos años antes en Kenia para crear mapas de la violencia política. Creados por un grupo de estudiantes graduados de la Universidad Tufts de Boston, los equipos de Ushahidi en Haití recopilaron información de los informes noticiosos y otras fuentes acerca de las necesidades más urgentes después del movimiento telúrico, como rescate, alimentos y agua, medicinas y equipos, entre otros. Luego ubicaron las coordenadas en un mapa y lo entregaron a los equipos de rescate y socorro.

La fecha límite para la recepción de las presentaciones en el Concurso de Innovación de WCR es el 15 de marzo de 2011. Para más información, visite: http://www.wrc-2011.org. Estas presentaciones serán evaluadas en función de su innovación, conexión con la comunidad, impacto y posibilidad de replicación y ampliación. Solamente se aceptarán iniciativas ya puestas en práctica previamente.

El Concurso forma parte de la Conferencia Mundial sobre Reconstrucción, la primera conferencia mundial a gran escala orientada a la recuperación y reconstrucción tras desastres naturales. Organizada por el Banco Mundial y las Naciones Unidas, la Conferencia se llevará a cabo entre el 10 y 13 de mayo de 2011 en el marco de la Tercera Plataforma Mundial para la Reducción del Riesgo de Desastres que se realizará en Ginebra.

En 2010, 373 desastres naturales cobraron la vida de más de 300, 000 personas, afectaron a unos 208 millones más y tuvieron un costo aproximado de US$110, 000 millones.

Entre los desastres de ese año hay que mencionar los terremotos en Haití y Chile, las inundaciones en Pakistán y Australia y los deslizamientos de tierra en Brasil. Hoy, Nueva Zelanda está intentando recabar miles de millones de dólares para la reconstrucción después del devastador terremoto que sufrió la semana pasada. Son todas cifras alarmantes, y se teme que esta tendencia de aumento de los desastres se intensifique con el futuro cambio climático.

Fuente

Pronostican lluvias más intensas e inundaciones


El sábado y el domingo las precipitaciones serían tan fuertes que ocasionarían anegamientos generalizados y cortes en vías de comunicación. "Lo que se viene es peor", afirmó el meteorólogo Juan Minetti. Se espera para el fin de semana un marcado descenso de la temperatura.

Durante enero y febrero la lluvia anegó cientos de hogares tucumanos. Sin embargo, esta fría y densa señora tampoco piensa dar tregua en marzo. Al contrario, seguirá castigando la región, desmintiendo aquel refrán popular que asegura que "después de la tormenta llega la calma".

"Lo que se viene es peor", resumió Juan Minetti, doctor en Meteorología y director del Laboratorio Climatológico Sudamericano, al referirse a las lluvias que se esperan para los próximos días y que agravarían las inundaciones que ya han causado bastante daño en Tucumán y en la región.

"Hasta ahora venimos teniendo tormentas y chaparrones parciales, que no han cubierto grandes superficies. Esta situación se está dando en todo el NOA", explicó el meteorólogo.

El pronóstico indica que la inestabilidad del tiempo entrará en un proceso de crecimiento desde hoy hasta el viernes, días en los que lloverá prácticamente en forma constante. Esto se debe a un frente de aire tropical húmedo e inestable que cubre el norte del país.

Serios problemas

Pero sobre el fin de semana un frente de aire polar ingresará en la región y producirá muchas más tormentas, que a la vez serán bastante más intensas que las precipitaciones de estos días.

"Le pongo la firma a que vamos a tener serios problemas en el NOA, tanto en las vías de comunicación como en la cantidad de superficies anegadas", arriesgó Minetti. "Los suelos están saturados y no pueden absorber más agua y los ríos van a continuar creciendo, de manera que es inevitable que se produzcan inundaciones más severas que las que ocurrieron hasta ahora", agregó.

El experto recomendó seguir de cerca el comportamiento de toda la red hídrica; es decir, de diques, ríos, arroyos y puentes.

Es decir que el sábado y el domingo serán días de fuertes tormentas en toda la región.

La esperanza que es que, al ingresar el frente de aire frío, junto con las precipitaciones, venga también un marcado descenso de la temperatura. "Esto permitiría que el aire se seque y mejore el tiempo, por lo menos durante 10 días", explicó el especialista.

Durante ese lapso habría un alivio de las lluvias, aunque estas volverían hacia fines de marzo. "Para esa fecha se espera que retorne el mal tiempo, aunque el período de precipitaciones será más breve", aclaró Minetti.

Para abril se estima que el clima se enmarcará en las características habituales del otoño.

El especialista reiteró que este verano tan lluvioso se debe a los efectos que causa la corriente marina del Pacífico conocida como La Niña, que suele tener un ciclo aproximado de tres años. "Las ’niñas’ suelen ser perversas -ironizó Minetti-, se presentan secas en la primavera y producen trastornos en las siembras, pero cuando llega el verano causan inundaciones y problemas para los cultivos".

Minetti fue uno de los tantos tucumanos que sufrió las consecuencias del derrumbe del terraplén del puente sobre el río Las Cañas. "Estuve varado dos días en Salta. Desde Metán volví a la capital salteña para intentar regresar por los Valles, pero funcionarios de Defensa Civil me recomendaron que no lo hiciera, ya que los caminos estaban peligrosos", comentó.

Fuente

Inundaciones en Las Marías afectaron a más de 80 campesinos

Campesinos del sector Las Marías, del municipio Sucre del estado Zulia - en el sur del lago de Maracaibo - se encuentran desesperados ante las nuevas inundaciones que causaron el desbordamiento de dos ríos sobre sus cosechas. Ellos piden ayuda a la Alcaldía y al Gobierno nacional para atender la emergencia.

Alrededor de 80 campesinos del sector Las Marías, ubicado en la parroquia Gibraltar del municipio Sucre en el estado Zulia, se encuentran afectados con las lluvias intensas caídas sobre esa zona del Sur del Lago en los últimos días, puesto que en estos recientes aguaceros les anegó las cosechas de frutos como guayaba y plátano.

En este sentido José Andrade, campesino del sector, reveló que "estamos completamente desamparados en este sector; no hemos recibido ayuda de ningún organismo de Gobierno. Le exigimos al alcalde Jorge Barboza, que se haga presente en este sector, porque estamos cansados de vivir en el olvido".

Agregó el pequeño productor que los ríos que afectaron sus cosechas fueron El Capiu y el río Galápago. Asimismo, la fuente dio a conocer que los miembros del Ministerio del Poder Popular para el Ambiente, tampoco se han hecho presentes en el sector para brindarles soluciones, por lo que esperan que esta nota periodística a través de las páginas del Diario de Los Andes, les ayude a hacerse sentir ante los organismos competentes.

Otras voces de preocupación

Alirio Granda, otro de los campesinos afectados en el sector también hizo sus solicitudes a las autoridades: "le pido al alcalde y al Ministerio del Ambiente que vengan para que se den cuenta cómo nos está afectando esta inundación. Una vez vinieron y canalizaron el río Capiu, pero el trabajo no quedó bien hecho y se siguió desbordando y somos los campesinos quienes pagamos las consecuencias de trabajos mal hechos".

Por su parte, José Colina, representante de la Coordinación Agraria Nacional Ezequiel Zamora (Canez) reveló que "nosotros como representantes de los campesinos, estamos prestándoles ayuda, de hecho varios de ellos recibieron créditos por el Gobierno nacional para producir y hace poco les fue exonerada una parte debido a que perdieron sus cosechas por culpa de la madre naturaleza".

Otros sectores afectados

En días recientes, este medio de comunicación hizo pública la terrible situación que estaban atravesando los campesinos del sector Sucre II de la parroquia Gibraltar, quienes en su intervención hicieron un llamado al Ministerio del Ambiente, para que les resuelva el problema con la canalización de los ríos Capiu y Caño de Agua.

Fuente

Trabaja gobierno para evitar inundaciones catastróficas

El presidente Felipe Calderón Hinojosa afirmó que su administración impulsa grandes obras hidráulicas en la zona conurbada del Valle de México, con el objetivo de que no haya más inundaciones catastróficas.

“Vamos a seguir trabajando, vamos a intensificar nuestras acciones con un objetivo bien claro: nunca más inundaciones catastróficas en Ixtapaluca, Chalco y Valle de Chalco Solidaridad”, afirmó.

Insistió en que con esas obras se intenta que no haya “nunca más” inundaciones en Ecatepec, Nezahualcóyotl y Atizapán (en el Estado de México) o en las delegaciones Iztapalapa, Cuauhtémoc o Gustavo A. Madero, del Distrito Federal.

En la inauguración de la Planta de Bombeo La Caldera, la cual, dijo, costó más de dos mil millones de pesos, mencionó que con obras de ese tipo se da una verdadera solución de fondo a los problemas de inundaciones.

Comentó que, además, falta construir el Túnel Emisor Oriente, que es como hacer una carretera de dos carriles tan larga como la México-Cuernavaca, sólo que a 70 metros de profundidad en promedio, y que salvará a esos municipios mexiquenses y delegaciones del Distrito Federal de una inundación catastrófica.

Destacó que así se hacen, “modestia aparte”, las mayores obras hidráulicas que se hayan hecho en la ciudad de México, “por lo menos en toda esta zona oriente de la ciudad de México, en toda la historia”.

Acompañado por el gobernador del Estado de México, Enrique Peña Nieto; y el director de la Comisión Nacional del Agua, José Luis Luege, el Ejecutivo federal indicó que sólo en el Plan Hídrico del Valle de México se invertirán 61 mil millones de pesos, que constituye una cifra “sin precedentes”.

Destacó la importancia de que esto se pueda hacer, “porque sabemos lo mucho que ha sufrido la gente, sobre todo que es la gente más pobre la que vive por aquí, la que vive en Ixtapaluca, en Chimalhuacán, en Chalco, en Valle de Chalco, la que más sufre”.

Expuso que “a la gente que vive en esos municipios del Estado de México le ha costado mucho trabajo hacer su casita y juntar, y han trabajado muy duro para comprarse un sillón, un refrigerador, etcétera, y de repente viene la inundación y se acaba la casa, se acaba el refri, se acaba el sillón, se acaba la televisión”.

“Ese sufrimiento, además de no tener dónde vivir, de no tener dónde tener a los hijos, ese sufrimiento, esperamos, ahora, se acabará con estas grandes obras que tenemos el honor de inaugurar”, agregó.

Fuente

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Lo más leido