1 mar. 2010

Más de 200.000 personas sin electricidad en EE UU por tormenta

La tormenta dejó más de 60 centímetros de nueve en Nueva York, 20 centímetros de agua en el sur de Maine y azotó con vientos de hasta 148 kilómetros por hora a las costas de Nueva Hampshire.
Más de 200.000 casas y negocios estaban sin electricidad el domingo en el noreste de Estados Unidos, mientras continuaban los esfuerzos de restauración días después de que una lenta tormenta invernal azotase la zona con fuertes nevadas, lluvias y vientos.

Casi 100.000 usuarios estaban aún sin electricidad el domingo en Nueva Hampshire, el estado más afectado. Nueva York tenía unos 96.000 usuarios sin electricidad y Maine 33.000. Más de un millón de usuarios en la región estuvieron sin electricidad en el momento pico de la tormenta.

Hubo apagones menores en otros estados, al tiempo que equipos de reparación continuaban retirando árboles que cayeron sobre los cables del tendido eléctrico y reemplazando postes que cayeron durante la tormenta que cruzó la región el jueves y el viernes. Se establecieron albergues temporales en escuelas y estaciones de bomberos para proveer calefacción y alimentos.

Los gobernadores de Nueva Hampshire, Maine y Massachusetts visitaron las zonas afectadas para reunirse con los servicios de emergencia e inspeccionar los daños.

Las autoridades dijeron que pudieran pasar varios días antes de que la electricidad estuviese restablecida plenamente, mientras que la mayor compañía de electricidad en Maine esperaba restaurar el servicio a todos sus usuarios para el lunes por la noche.

En Nueva Hampshire, el gobernador John Lynch activó a 50 miembros de la Guardia Nacional, que el domingo recorrieron Allenstown fueron puerta por puerta para visitar a los residentes sin electricidad.

"Esto continúa siendo una situación difícil para muchas familias de Nueva Hampshire y yo continúo llamando a la gente a dar prioridad a su seguridad'', dijo Lynch.

La tormenta dejó más de 60 centímetros de nueve en Nueva York, 20 centímetros de agua en el sur de Maine y azotó con vientos de hasta 148 kilómetros por hora a las costas de Nueva Hampshire.

Fuente
www.el-nacional.com

Preparación, la diferencia con Haití

PUERTO PRÍNCIPE.— El terremoto del sábado en Chile fue varias veces más poderoso que la catástrofe sísmica que asoló Haití el mes pasado, pero la cifra de muertos fue mayor en el país caribeño por varios órdenes de magnitud.

Las razones son sencillas.

Chile, en comparación con Haití, es un país rico, mucho mejor organizado e infinitamente mejor preparado para responder. Su construcción es antisísmica porque tiene una experiencia con los temblores de tierra de la que carece Haití. Además, está el factor suerte: El epicentro del temblor del sábado se encontraba lejos de la costa y a casi 34 kilómetros bajo la superficie en una zona relativamente incontaminada, mientras que el desastre tectónico haitiano fue más superficial —a unos 12 kilómetros de profundidad— y en las afueras de Puerto Príncipe.

“Los terremotos no matan, no causan daños si no hay nada que dañar”, dijo Eric Calais, un geofísico de la universidad Purdue que estudia al sismo haitiano. El Servicio Geológico de Estados Unidos (SGS por sus siglas en inglés) dice que ocho poblaciones haitianas grandes y pequeñas —incluida esta capital de 3 millones de habitantes— sufrieron temblores entre “violentos” y “extremos” durante el terremoto de magnitud 7.0, que según el gobierno dejó unos 220 mil muertos y 1.2 millones de personas sin techo.

En cambio, ninguna zona urbana chilena sufrió más que un temblor “grave” —el tercer nivel de seriedad— en el desastre de magnitud 8.8 del sábado, según la medición del USGS.

De acuerdo con la energía liberada en el epicentro, dijo Calais, el sismo chileno fue 501 veces más poderoso que el haitiano.

Los sobrevivientes en Haití describieron el pánico cerval, generalmente bien fundado a medida que los edificios mal construidos caían a su alrededor. Muchos se aferraban a columnas de cemento que se volvían polvo entre sus manos.

En cambio, las casas y oficinas de los chilenos están diseñadas para soportar los temblores. Sus esqueletos de acero oscilan con las ondas sísmicas en lugar de resistirlas.

“Cuando uno mira la arquitectura en Chile, ve edificios dañados, pero no totalmente derruidos como en Haití”, dijo Cameron Sinclair, director ejecutivo de Arquitectura para la Humanidad, una organización sin fines de lucro que ha ayudado en la reconstrucción de 36 países que han sufrido desastres.

Arquitectos chilenos han construido miles de viviendas para sectores de bajos ingresos y cuyas estructuras resisten los terremotos. En Haití, no existen códigos edilicios. El arquitecto Patrick Midy dijo que en el país más pobre del hemisferio occidental había sólo tres edificios antisísmicos, que él supiera.

La organización de Sinclair recibió en su sede de San Francisco 400 pedidos de ayuda al día siguiente del sismo en Haití, pero hasta el momento no había recibido una sola de Chile. “Como porcentaje de la población, Chile tiene más sismólogos e ingenieros especializados de prestigio mundial que cualquier otro país”, dijo Brian E. Tucker, presidente de GeoHazards International, una organización sin fines de lucro con sede en Palo Alto, California.

Sus consejos encuentran eco en el gobierno de la nación latinoamericana, ya que entran no sólo en los planos de los arquitectos y los códigos edilicios sino también en los planes para emergencias. “El hecho de que la presidenta (Michelle Bachelet) pudiera dar informes minuto a minuto apenas unas horas después de un terremoto en la mitad de la noche da una idea de su preparación para los desastres”, dijo Sinclair. En comparación, la mayoría de los haitianos no sabían si su presidente René Preval estaba vivo o muerto al día siguiente del sismo. El Palacio Nacional y su residencia se habían derrumbado, junto con la mayoría de los edificios oficiales. El sismo sacó del aire la televisión, los celulares y las radios de Haití. El coronel Hugo Rodríguez, comandante de la unidad aérea chilena con la fuerza de paz en Haití, y sus hombres aguardaban ansiosos el sábado las noticias de sus familias. Dijo que sabía que su familia estaba a salvo y confiaba en que Chile superaría el desastre.

Un gobierno responsable

“Estamos organizados y preparados para afrontar una crisis, en particular un desastre natural”, dijo el aviador. “Chile es un país donde hay muchos desastres naturales”.

El geólogo Calais dijo que la actividad sísmica es tan frecuente en Chile —donde en 1960 se produjo el terremoto más poderoso registrado en la historia, con 9.5 grados— como el resto de los países andinos.

“Es muy probable que toda persona allí haya experimentado un gran terremoto en su vida”, dijo. “El último en Puerto Príncipe fue hace 250 años. ¿Quién lo recuerda?” En las calles de Puerto Príncipe el sábado, pocos sabían del temblor en Chile. Más de un millón carecen de vivienda y la mayoría de electricidad, y la preocupación dominante es conseguir comida. Fanfan Bozot, un cantante de reggae meneó la cabeza ante el hecho de que su gobierno necesita ayuda internacional para distribuir alimentos y agua. “Chile tiene un gobierno responsable”, dijo. “Nuestro gobierno es incompetente”.

Fuente
www.eluniversal.com.mx
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Lo más leido