28 oct. 2010

Tormenta inusual desata tornados y nieve en EE.UU.

Una intensa tormenta que atraviesa buena parte de Estados Unidos desencadenó fuertes vientos, lluvias, tornados y hasta nieve en partes del medio oeste.


La tormenta desató ráfagas de hasta 130 kilómetros por hora el martes a su paso por el medio oeste y el sur, derribando árboles y líneas del tendido eléctrico, desencajando techos y demorando vuelos. El fenómeno continuó su paso en la madrugada del miércoles y arrojó nieve en las Dakotas y Minnesota. Se anticipaban fuertes vientos en varios otros estados.

Los informes del Servicio Meteorológico Nacional indican que cayeron hasta 20 centímetros (8 pulgadas) de nieve en Dakota del Norte.

Un alerta de ventisca estaba en efecto el miércoles para Dakota del Norte, donde se esperaban hasta 25 centímetros (10 pulgadas) en algunas áreas. Se anticipaba nieve más ligera en Wisconsin, Minnesota y Dakota del Sur.

La inusual tormenta asombró a los meteorólogos debido a su intensidad y a que su presión barométrica era similar a la de un huracán de categoría 3, aunque con poder mucho menos destructivo.

La Administración Nacional del Océano y la Atmósfera dijo que la presión el martes era la menor jamás registrada para una tormenta no tropical en tierra firme. La portavoz Susan Buchanon dijo que la tormenta era una de las cinco más intensas en términos de baja presión, que produce vientos más intensos.

La tormenta de rápido desplazamiento llegó del noroeste del Pacífico con una fuerza un tercio superior a lo normal para esta época del año, dijo David Imy, jefe de operaciones del Centro de Predicción de Tormentas de la Administración en Norman, Oklahoma. A medida que el sistema avanzaba tierra adentro desataba aire caliente propicio para las tormentas eléctricas. Cuando los vientos se intensificaron, se formaron tornados.

El Servicio Meteorológico Nacional confirmó que ocho tornados se produjeron el martes en Indiana, pero no se informó de víctimas ni daños mayores.

Fuente

La semilla del olvido: países que intentan recuperarse tras una catástrofe natural

El cólera se ha abierto paso en Haití y Pakistán a través de las catástrofes naturales. En el país americano el número de muertos alcanza los 369 y el de afectados supera los 3.000, mientras que en el asiático la OMS confirmaba los 99 primeros casos de la enfermedad. El estado de las zonas, ya de por sí crítico tras el terremoto y las inundaciones que vivieron ambos países, se ha agravado con la epidemia.

La propagación de enfermedades es uno de los peligros de los desastres naturales, pero no el único. Muchos países tardan años en recuperar la normalidad después de un seísmo, de un huracán o de unas inundaciones. Así es ahora es la situación de Chile, Perú, Haití, Pakistán, Birmania, Italia y Nueva Orleans tras las catástrofes que han padecido en los últimos años.

HAITÍ (terremoto en enero de 2010)

La situación de Haití es especialmente difícil. Al tiempo en el que se levanta un nuevo hospital en Léogâne, la ciudad más cerca al epicentro del terremoto de enero, los casos de cólera se cuentan por decenas. No es casual: Hatí ha sufrido, en seis años, un violento huracán y un devastador seísmo que han reducido a escombros sus ya de por sí pobres infraestructuras.

El país está lejos de la reconstrucción, más aún cuando los esfuerzos se centran ahora en frenar la epidemia. Algunas ONG, como Acción contra el hambre, han puesto en marcha planes para paliar los efectos y distribuyen masivamente jabones, pastillas para clorar el agua y soluciones de rehidratación. Además, se realiza una campaña de sensibilización sobre aspectos de higiene básica y de tratamiento de cadáveres.

La situación, lejos de normalizarse, se ha agravado. La capital, Puerto Príncipe,sigue rodeada de escombros y 1,3 millones de personas viven en campos de desplazados en condiciones paupérrimas. Tanto es así, que varias personas han muerto y numerosas viviendas provisionales han sido destrozadas por las tormentas.

PAKISTÁN (inundaciones en agosto de 2010)

Los 99 casos de cólera, 1.500 de dengue y 26 de fiebre hemorrágica son la cúspide de un problema mayor. El hambre y el frío amenazan a la población pakistaní que en sólo unos meses ha perdido sus viviendas y sus cultivos como consecuencia de las inundaciones. Hay 20 millones de damnificados repartidos en varias zonas del país: en las zonas montañosas del norte, los afectados se encuentran sin ningún tipo de refugio, en Punjab (noreste) la pérdida de los cultivos ha dejado en una situación crítica a los agricultores y en Sindh (sur) hay1,4 millones de desplazados.

Pensar en la reconstrucción de Pakistán es ahora una utopía. Los países desarrollados instan a las autoridades pakistaníes a que se produzca en dos o tres años, pero vistas las actuales necesidades de la zona será difícil que los plazos se cumplan, máxime si se tiene en cuenta que un tercio de las infraestructuras del país quedaron dañadas por el agua. Para evitar que el cólera se propague, varias ONG han enviado ayudas y han implantado un sistema de sensibilización sobre la higiene similar al de Haití.

Es un contexto especialmente complicado para las mujeres y las niñas, muchas de las cuales se han visto aisladas en sus comunidades al mismo tiempo en el que se les veta el acceso a la educación, según denuncia UNICEF.

CHILE (terremoto en febrero de 2010)

En el país sudamericano no hay problemas por enfermedades derivadas del sismo que sacudió la zona de Concepción, pero la reconstrucción avanza con paso lento (el grueso de la misma se acometerá en 2011) y los habitantes tratan de recuperar la normalidad como pueden. Los comerciantes del área afectada por el terremoto, por ejemplo, han denunciado al Estado por los saqueos que se produjeron durante las caóticas horas posteriores al temblor.

Mientras tanto, el Gobierno de Piñera, una vez rescatadoslos 33 de Atacama, se centra de lleno en devolver al país la imagen que tenía antes del terremoto. En esta línea, ya hay 8.000 casas en construcción, según anunció la ministra de Vivienda chilena, y se darán ayudas a las personas solteras, muchas de las cuales han tenido que responsabilizarse de familiares tras la catástrofe. Las autoridades trabajan a contrarreloj para dar techo a los 200.000 damnificados mientras se jactan de haber detenido a un preso que escapó durante el temblor al derrumbarse un muro de la prisión en la que estaba.

ITALIA (terremoto en abril de 2009)

Italia es un país del primer mundo, aunque viendo el panorama en L'Aquila un año y medio después del seísmo nadie lo diría. El centro de la urbe es propio de una ciudad fantasma, con escombros amontonados en las calles junto a televisores rotos y restos de baños y cocinas.

Un reportero del Corriere della Sera describe el aspecto desolador del casco histórico, donde en lugar del esperado trajín de grúas y camiones sólo hay un desalentador silencio. No hay obras porque no hay dinero. Las pocas casas que se están construyendo son carísimas y parece que la ciudad no recuperará la imagen anterior al terremoto hasta dentro de varios años. Algunos de los pronósticos más pesimistas dicen que no se recuperará la normalidad hasta 2040, algo que ha dejado sin esperanza a muchos de los antiguos habitantes de L'Aquila.

Cuando se cumplía un año de la tragedia había 15.000 personas instaladas en casas proporcionadas por el Gobierno y 5.000 seguían en hoteles. Ahora, esos particulares huéspedes se encuentran con un problema: los hosteleros se niegan a darles más comida y a seguir limpiando sus habitaciones porque Berlusconi ha cerrado el grifo de las ayudas. El Gobierno italiano ha prometido que las reanudará, pero el sector de la hostelería ya ha anunciado que no atenderá a los alojados hasta que no vuelvan a cobrar.

BIRMANIA (ciclón en mayo de 2008)

Las ONG se enfrentan a verdaderas odiseas para suministrar alimentos a los miles de damnificados por el ciclón Nargis, que acabó con la vida de más de 100.000 personas. Además, muchos de los refugios son aún precarios y los cultivos no se han recuperado, tal y como informa Intermón Oxfam. Muchas de las personas carecen de ingresos, por lo que parte de los programas de ayuda consisten en la difusión de protocolos de actuación ante futuros desastres.

Los temores de la población birmana hacia la llegada de la temporada de ciclones de este año no eran infundados. Al menos 75 personas han muerto este mes de octubre tras el paso del Giri, que ha dejado tras de sí viviendas destrozadas y decenas de desaparecidos. Es difícil determinar los daños reales en el país, porque la Junta que lo gobierna desde 1962 dificulta la entrega de ayudas y limita al máximo las informaciones al respecto, según denuncia Human Rights Watch.

PERÚ (terremoto en agosto de 2007)

Tres años después del seísmo que destrozó las ciudades de Chincha, Pisco y Cañete, la situación no ha mejorado mucho. Ahora comienzan las obras de reconstrucción dela iglesia de San Clemente, pero el camino por recorrer es larguísimo. 53.000 familias no pueden volver a sus viviendas, faltan especialistas médicos y comisarías, aún hay que rehacer 29 colegios y en las calles los escombros se mezclan con estructuras de adobe.

La corrupción ataca a Pisco, donde varias empresas fantasma del sector de la construcción han hecho su negocio a costa del desastre, y Teódulo Hernández, Presidente del Comité de Lucha por los intereses de Pisco, denuncia que los plazos no se están cumpliendo. En Pisco, sólo un 5% de las 11.707 viviendas ha sido rehabilitado, mientras que en Cañete, donde 4.547 casas fueron destrozadas y 3.430 quedaron dañadas, sólo el 9% ha sido reconstruido. Para colmo, un incendio quemó parte de los documentos en los que estaban los planes para las obras y la falta de agua en la zona evitó que pudiera sofocarse a tiempo.

NUEVA ORLEANS (huracán en agosto de 2005)

La ciudad de Nueva Orleans es el vivo ejemplo de en qué medida influye la zona del mundo en la que se encuentre el país afectado. Cinco años después de que el Katrinaarrasara con toda la ciudad, los habitantes ya han recuperado la normalidad. No sólo las calles y las viviendas son una realidad, sino que según las últimas cifras, ofrecidas en el quinto aniversario del huracán, el 90% de la población evacuada ha regresado y el 85% de los empleos han sido recuperados.

Pese a que la felicidad no es completa (el 20% de los ciudadanos vive bajo el umbral de la pobreza), las autoridades estadounidenses han unido sus esfuerzos por revitalizar la ciudad y han logrado convertirla en uno de los destinos turísticos más atractivos del país.

Fuente

Inundaciones en Tailandia matan a casi 60 personas

Lluvias torrenciales que hicieron que los ríos rebasaran sus cauces en toda Tailandia han dejado 57 muertos en casi dos semanas de inundaciones, las peores en varias décadas, dijeron las autoridades el miércoles.

Las crecidas han afectado a más de 3 millones de personas en la mitad de las 76 provincias de Tailandia, informaron las oficinas gubernamentales de salud y manejo de desastres. Las inundaciones han disminuido en un tercio de esas provincias.

Más de cuatro millones de sacos de arena fueron utilizados esta semana para erigir paredes de contención a lo largo de tramos del río Chao Phraya, en Bangkok, que ha aumentado su caudal tras nuevos escurrimientos de las provincias altas y que las autoridades temían que podrían inundar la capital.

Hasta ahora, las inundaciones en Bangkok han sido mínimas, pero se les advirtió a los ribereños que se mantengan en estado de alerta hasta el viernes, cuando se espera que bajen los niveles actuales.

Sin embargo, el primer ministro Abhisit Vejjajiva advirtió el miércoles que persisten los riesgos. "El período de alarma volverá a principios del mes próximo. Debe continuar la supervisión", aseguró.

La semana pasada, Abhisit dijo que la inundación fue la peor en el país en los últimos 40 o 50 años debido a las fuertes lluvias, que trajeron una precipitación pluvial más grande de lo normal a presas y embalses. La intensa construcción de viviendas y negocios también ha afectado los canales naturales de drenaje.

Fuente

26 oct. 2010

Formosa: la Nación realizará las obras de reconstrucción en la zona afectada por el tornado

El Secretario de Obras Públicas, José Francisco López, aseguró ayer que el Gobierno de la Nación "se compromete en realizar las obras" de reconstrucción en la localidad formoseña de Pozo del Tigre, afectada el jueves pasado por un tornado.

"Estamos completando con la provincia un relevamiento completo de la zona, para conocer el estado de las viviendas y escuelas a reparar", dijo López, quien recorrió la zona junto al gobernador de la Provincia, Gildo Insfrán, informó la secretaría a través de un comunicado de prensa.

López explicó que, por indicación de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner "el Gobierno Nacional se compromete a realizar los aportes financieros para ejecutar las obras de reconstrucción que surjan del relevamiento".

"Las obras a ejecutarse van desde la reparación de escuelas a la reconstrucción de techos de viviendas así como la reconstrucción parcial o total de las viviendas en caso de ser necesario", aseguró el funcionario.

López y su equipo de trabajo recorrieron la zona junto al gobernador Insfrán y el comité de emergencia provincial y municipal.

Un primer informe apunta a que deben hacerse reparaciones de distinto tipo en nueve establecimientos educativos de la región y que 873 familias han sufrido algún tipo de daño en sus viviendas, desde voladura de techos hasta la destrucción parcial o total de la casa.

Fuente


Bill Clinton cree que la complejidad frena decisiones sobre cambio climático

El cambio climático en el planeta es una realidad, pero la complejidad de las decisiones que lo rodean, así como sus implicaciones, frenan la adopción de posibles soluciones, declaró hoy en México el ex presidente de EE.UU. Bill Clinton.

"Todavía no tenemos pruebas concluyentes de dónde (...) cambiar la forma en que consumimos y utilizamos la energía, y cómo ello va a hacer que surjan oportunidades económicas para los países desarrollados y en desarrollo", dijo el ex mandatario en una conferencia pronunciada hoy en la VIII Cumbre de Negocios México, que se celebra en Toluca, capital del Estado de México.

Bajo el lema "Tiempo de despegar: Acciones para el cambio" empresarios y políticos mexicanos se reunieron hoy en Toluca y escucharon una conferencia de Clinton sobre algunos problemas que enfrenta la humanidad, entre ellos el del calentamiento global.

Según el ex presidente (1993-2001) "nadie se pondrá de acuerdo en ningún objetivo económico (...) si cree que puede llevar a un crecimiento menor".

A menos de dos meses de que se celebre en Cancún, en el Caribe mexicano, la XVI Conferencia de las Partes de la Convención Marco de la ONU sobre Cambio Climático (COP16), Clinton señaló que, ante un problema como el del calentamiento de la Tierra, es necesario buscar "el acuerdo de todos los países" hacia modelos de desarrollo distintos, con independencia de si son o no industrializados.

El político demócrata considera que "el problema del cambio climático es real" y el crecimiento económico, como lo entendemos actualmente, "no es sustentable".

Reconoció que "hacer la transición" de un modelo basado en carbón y el petróleo como fuentes de energía primarias, las que más dióxido de carbono (CO2) dejan en la atmósfera, y cambiar a energía renovable abre una oportunidad para aminorar la inestabilidad y las desigualdades que hoy existen en buena parte del planeta.

Clinton señaló, además, que, si bien las energías limpias pueden generar más empleo que las tradicionales, también hacen "las cosas más complejas desde un punto de vista financiero", porque se ven afectados sectores tradicionales que llevan décadas funcionando de un modo determinado.

Finalmente, el ex presidente de EE.UU. dijo que una dificultad más ante el calentamiento global va ser el papel que tomará el sector de los hidrocarburos ante el fenómeno, ya que está dividido entre partidarios de una modernización y cambios de fondo en materia de energía, y otros, a favor de continuar como hasta ahora.

Fuente

Inundaciones causan 397 muertos en África oeste y central

Las recientes inundaciones en Africa occidental y central causaron 397 muertos y 1,8 millones de afectados, y la situación tiende a empeorar, confirmó hoy la Oficina de Coordinación de Ayuda Humanitaria de Naciones Unidas (OCHA)

La portavoz de la OCHA, Elisabeth Byrs, afirmó que esas cifras duplican las de todo el 2009, cuando hubo 195 muertos y 823 mil afectados por las precipitaciones.

Byrs añadió que las inundaciones favorecieron la propagación del cólera e informó que desde el pasado junio se reportaron mil 776 fallecimientos y más de 52 mil casos, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Nigeria es el país más afectado por el cólera, con mil 555 muertos y más de 38 mil casos diagnosticados, seguido por Camerún, con 515 fallecidos y casi ocho mil enfermos, y del Chad, con 141 decesos y cuatro mil 215 pacientes.

Byrs explicó que el incremento de la cifra de víctimas obedece también a la deficiente respuesta de las autoridades y a la concentración urbana.

La vocera precisó que el país más perjudicado es Benin, con 680 mil afectados y 46 muertos, además de que 55 de sus 77 regiones permanecen inundadas.

Esa fuente agregó que la mayor incidencia de las inundaciones la sufrió la ciudad de Cotonou.

La OCHA apuntó que en ese país recibieron atención unas 200 mil personas, de ellas 27 mil son niños.

América Central levanta el cartel de "frágil"

Arruinados por devastadores fenómenos meteorológicos, como los ciclones Mitch, Stan y Agatha, los países de América Central harán énfasis en su vulnerabilidad en la próxima cumbre mundial sobre el clima para acceder a mejores condiciones que les permitan afrontar las catástrofes.

El planteamiento se hará en el marco de la 16 Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP 16), que tendrá lugar entre el 29 de noviembre y el 10 de diciembre en el sudoriental balneario mexicano de Cancún.

"Lo que más nos interesa es el tema de vulnerabilidad y adaptación, tomando en cuenta que la región contribuye poco al efecto invernadero pero somos muy vulnerables al cambio climático", dijo a IPS Carlos Mancilla, coordinador de la Unidad de Cambio Climático del Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales de Guatemala.

"El conjunto de los países de Centroamérica contribuyen con menos del 0,5 por ciento del total de las emisiones de GEI (Gases de efecto invernadero) a nivel global", señala el estudio "La economía del cambio climático en América Latina y el Caribe 2009", de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

China es el mayor emisor mundial de gases de efecto invernadero, responsables del recalentamiento planetario, como el dióxido de carbono, por delante de Estados Unidos.

"Debemos contribuir con reducir las emisiones de acuerdo al principio de responsabilidades comunes pero diferenciadas, es decir el que produce bastantes gases de efecto invernadero, debe reducir bastante", insistió Mancilla.

Este principio constituye uno de los pilares de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (CMNUCC) y del Protocolo de Kyoto, en vigor desde 1994 y 2005, respectivamente.

El Protocolo de Kyoto, enmarcado en la CMNUCC, obliga a los 37 países más industrializados que lo ratificaron a reducir en al menos 5,2 por ciento para 2012 sus emisiones de gases de efecto invernadero, respecto a los niveles de 1990.

A criterio de Mancilla, debe reconocerse a América Central como una de las regiones más vulnerables al cambio climático del planeta, de manera de lograr financiamiento para la adaptación y apoyo para el desarrollo de capacidades y transferencia de tecnología.

Los ciclones Mitch (1998), Stan (2005) y Agatha (2010), y una sequía en 2009, atribuidos al cambio climático, dejaron cientos de miles de damnificados y cuantiosos daños a la infraestructura y agricultura de la región, principalmente en Nicaragua, Honduras, El Salvador y Guatemala.

América Central también buscará en Cancún una compensación por los daños derivados de estas catástrofes. "Podrían ser donaciones o desarrollo de capacidades para poder replicar estas acciones en los lugares críticos por la sequía o las inundaciones", agregó el funcionario guatemalteco.

"Hay convergencia y acuerdos en común para declarar al istmo como uno de los más vulnerables a los impactos adversos del cambio climático", dijo a IPS Mirza Castro, coordinadora nacional de Cambio Climático de Honduras.

"La idea es que los países desarrollados contribuyan con fondos adicionales y accesibles para implementar medidas de adaptación, en particular en países como Honduras donde los índices de riesgo son altos", señaló la funcionaria.

En este marco, América Central también busca unirse a la Alianza de Pequeños Estados Insulares (AOSIS, por sus siglas en inglés), conformada por 42 miembros y observadores, y la Comunidad del Caribe (Caricom), integrada por 15 miembros, reconocidos territorios vulnerables, reveló Castro.

A su juicio, es necesario crear un fondo especial de emergencia para atender las catástrofes provocadas por los fenómenos climáticos extremos.

El resultado de la COP 16 es motivo de preocupación entre expertos y activistas, puesto que la anterior cumbre realizada en Copenhague en diciembre de 2009 terminó con un acuerdo alcanzado sólo por Brasil, China, Estados Unidos, India y Sudáfrica, que no impone recortes definidos de emisiones ni es vinculante.

Los países deben suscribir un convenio que le dé continuidad al Protocolo de Kyoto, cuyo primer periodo de compromisos vence en 2012.

"Una de mis principales preocupaciones es que no se logre un acuerdo" en este sentido, declaró Castro.

"El grave problema es que en estos encuentros prevalecen los acuerdos comerciales y políticos, y no las realidades de nuestros pobladores", dijo a IPS Eddie Gallegos, coordinador ejecutivo de la Asociación de Municipios Integrados por la Cuenca y Territorios de la Laguna de Apoyo de Nicaragua.

"Si estas reuniones fuesen realmente una plataforma de diálogo, sería de gran trascendencia trasmitir los problemas y las necesidades de nuestros países", comentó.

De cualquier forma, para Gallegos América Central debe lograr una posición conjunta y reclamar. "Nuestra región es la más afectada por los impactos del cambio climático. Mientras los países ricos explotan los recursos del planeta para sostener sus niveles de consumo, nosotros aguantamos las embestidas de la naturaleza y, para colmo, sus aportes se ven como un favor, cuando deberían exigirse como una indemnización", dijo.

Si la región no asume una posición conjunta, los países desarrollados impondrán su agenda, la cual no beneficia en nada a la mayoría de la población mundial, señaló el miércoles en conferencia de prensa Ángel Ibarra, de la no gubernamental Mesa Permanente para la Gestión de Riesgo de El Salvador.

Fuente

Un millar de familias evacuadas en Bangkok por inundaciones

La amenaza de inundaciones en Bangkok, hizo que un millar de familias fueran evacuadas de los barrios próximos al río Chao Phraya que cruza la capital tailandesa y cuyo caudal superaba hoy en dos metros el nivel habitual.

Según informa la agencia de noticias DPA, las barreras que se han levantado para contener la inundación son de 2,5 metros.

Las intensas lluvias monzónicas en el noreste y el centro del país han hecho subir peligrosamente el caudal del Chao Phraya. Las autoridades tuvieron que abrir varias exclusas al norte de Bangkok, porque la presión del agua sobre los diques era demasiado fuerte.

Al aumento del caudal del río se suman las elevadas mareas entrantes en la desembocadura del Chao Phraya. Si en los próximos días llegan intensas lluvias, los diques podrían romperse, advirtieron los meteorólogos.

Las precipitaciones por los monzones este año son las más intensas que se recuerdan desde hace décadas. Más de un tercio de las 77 provincias del país asiático se encuentran parcialmente anegadas. En total hay 2,4 millones de personas damnificadas.

El primer ministro tailandés, Abhisit Vejjajiva, estimó los daños sufridos por los cultivos e infraestructura en 10 mil millones de bath (240 millones de euros/336 millones de dólares).

Fuente

25 oct. 2010

Formosa: comienza la reconstrucción tras la furia del tornado

Hoy se iniciaron tareas para reparar y reconstruir viviendas destruidas por el temporal que hace dos días azotó a Pozo del Tigre, dejando muertos y cientos de damnificados.

Autoridades del gabinete provincial ordenaron hoy el inicio de la reconstrucción de viviendas, oficinas públicas, escuelas y tendidos eléctricos en Pozo del Tigre, el pueblo formoseño arrasado el jueves por un tornado.

El gabinete formoseño se reunió esta mañana en esa localidad para organizar la reconstrucción y, según fuentes gubernamentales, las obras comenzaron con colocación de techados provisorios de casas y la recolección de escombros.

El ministro de Planificación, Inversión, Obras y Servicios Públicos Jorge Ibáñez convocó a sus colaboradores al municipio para evaluar la situación del terreno impactado por el tornado y afirmó que las tareas de reconstrucción se realizarán "sin pausa".

Las fuentes confirmaron que había cuatro muertos, unos diez heridos graves que siguen hospitalizados y daños no cuantificados por la destrucción de escuelas, casas particulares y edificios públicos.

"Ya comenzamos a trabajar en la reconstrucción del pueblo" afirmó Ibáñez a la prensa de Formosa y precisó que para ello se ha contratado a empresas privadas. Luego se realizará un censo detallado de los daños, indicó.

El funcionario adelantó que tienen "expresas instrucciones del gobernador Gildo Insfrán de ayudar a los pozotigrenses, sus autoridades y entidades locales afectadas por el tornado".

"El Estado provincial y la Nación ayudarán a los damnificados", confirmó Ibáñez.
Oficialmente se informó que cuatro personas murieron por el tornado y hubo unas 300 evacuadas que eran asistidas con alimentos y frazadas.

El gobernador Insfrán recorrió ayer el pueblo y comprometió apoyo oficial para las familias damnificadas, dado que se constató en principio que al menos 25 viviendas fueron "destruidas casi totalmente".

Asimismo, el gobierno indicó que entre las "más de cien" personas que resultaron heridas, diez eran de gravedad, y otras se recuperaban tras sufrir quebraduras, heridas cortantes y golpes, principalmente en rostro y cabeza como consecuencia que tras la voladura de techos y la caída de granizo.

Fuente

Las inundaciones de Tailandia causan 41 muertos

El número de muertos a causa de las inundaciones que afectan a provincias del noreste y de la región central de Tailandia ascendió a 41 personas, indicó hoy el Instituto de Emergencias Médicas.

Las copiosas lluvias del monzón caídas desde el pasado 10 de octubre han inundado extensas áreas de 30 de las 77 provincias de Tailandia, y causado daños materiales por valor de 9.000 millones de baht (unos 300 millones de dólares), según el Departamento para la Prevención y Mitigación de Desastres Naturales.

Las inundaciones afectan a más de 1,4 millones de personas y a al menos 400.000 hectáreas, una gran parte destinadas al cultivo del arroz. Las tres provincias más afectadas son Lopburi (central), Nakhon Ratchasima y Buriram, estas dos situadas al noreste de Bangkok, la capital.

Según los equipos de emergencia, las riadas se han debido, en parte, a la deforestación en el medio rural y a la construcción desmedida en las zonas urbanas . El Departamento de Irrigación alertó de que las inundaciones afectarán también a Bangkok dado el abundante caudal de agua que baja por el río Chao Praya, que cruza la capital y desemboca en el Golfo de Siam.

Las autoridades de Bangkok han adoptado medidas para evitar que se repitan inundaciones similares a las ocurridas en 1986 y 1995, que colapsaron la metrópoli durante varios días. Entre esas medidas figuran la colocación de cerca de 220.000 sacas de tierra en los puntos débiles de las orillas del río Chao Praya y la distribución de más de un millar de bombas de achique en las barriadas con mayor riesgo de que se inunden.

Cientos de personas mueren todos los años en el Sudeste Asiático en las riadas, inundaciones, deslizamientos de tierra que suceden durante la época de los monzones, también conocida como la estación lluviosa, entre mayo y octubre.

Fuente

Piden incluir en Presupuesto 2011 recursos para desastres

La Comisión Especial de Protección Civil de la Cámara de Diputados impulsa una reforma en materia presupuestal para que el Estado mexicano cuente con los recursos suficientes en casos de grandes desastres naturales y un programa de prevención con infraestructura para mitigar sus efectos.

La iniciativa de la Comisión que preside el priista Fernando Morales Martínez, destaca la urgencia de dar un giro tanto en la naturaleza de la intervención gubernamental, como respecto a su capacidad operativa y financiera ante emergencias y desastres provocados por fenómenos naturales como sismos, huracanes, inundaciones y sequías, entre otros.

Explicó que la propuesta de reforma a la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, plantea el establecimiento de la 'gestión gubernamental de riesgos de desastres', donde las premisas son la prevención, protección civil y recursos suficientes para superar la emergencia.

'Esta propuesta no sólo procura para el Estado el aseguramiento de la conducción financiera y la gobernabilidad ante distintas calamidades, sino que advierte con gravedad que hacia el futuro será inevitable, en cualquier ejercicio presupuestario de planeación, incluir un factor permanente sobre el estado de los riesgos nacionales', apuntó.

Subrayó que ya no debe ser permisible un presupuesto sin el previo análisis de los riesgos de desastre que prevalecen en el país, sobre todo en materia de sismos, lluvias y huracanes que cada año afectan gravemente a millones de mexicanos, como ocurrió recientemente en Veracruz y Tabasco.

Morales Martínez indicó que no es posible entonces planear la política social, sin antes considerar la vulnerabilidad desde el punto de vista del crecimiento poblacional, la migración, el desgaste del medio ambiente y los asentamientos sobre lugares con alto grado de riesgos de desastre.

'Proponemos entonces diversas reformas a la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, a fin de lograr de una vez por todas que la inversión en nueva infraestructura y en la reconstrucción de la afectada se aplique de manera inteligente y que logremos reducir y mitigar los riesgos de desastres',

El legislador federal por Puebla, expuso que esta reforma plantea 'candados' para que la infraestructura que se construya en el país cuente con los estudios suficientes para garantizar su fortaleza ante los peligros que representan los fenómenos naturales perturbadores 'y no veamos puentes que se derriban ante lluvias' como ha ocurrido en la última década.

'La nueva visión que sostiene la propuesta que se presenta es la de Gestión Integral del Riesgo, un modelo de intervención en el que, como nota distintiva, prevalece el principio de ampliar el margen de actuación gubernamental, prácticamente desde la construcción de los riesgos hasta la ocurrencia de la emergencia o el desastre', argumentó.

Señaló que el actual esquema de Protección Civil y del Fonden ya están rebasados ante las decenas de fenómenos naturales que ocurren en toda la geografía nacional y que se limita al reparto de cobijas, laminas y albergues, cuando lo que se requiere es una política de Estado que evite que los fenómenos naturales terminen en tragedias.

'La acción preventiva se sostiene en un argumento económico inobjetable: las acciones preventivas permiten, además de anticiparse a los posibles desastres, un ahorro indiscutible frente a los costos de la reconstrucción y recuperación', añadió.

Expuso que la inclusión en ley de la gestión integral del riesgo como una política con enfoque estratégico y proactivo para anticipar, evaluar y manejar los eventos naturales, no puede ya esperar y no puede por supuesto, quedar a la libre voluntad o discrecionalidad de los diversos órdenes de gobierno.

Fuente

Richard ya es huracán rumbo a Belice

La tormenta Richard adquirió fuerza de huracán al acercarse el domingo a la costa de Belice tras desencadenar fuertes lluvias en la costa caribeña de Honduras y las islas de la Bahía.

El Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos emitió el alerta para Belice y la costa occidental de Honduras.

Los vientos se intensificaron a 150 kilómetros por hora, convirtiéndolo en un fuerte huracán de categoría 1, con vórtice a 40 kilómetros al sur-sudeste de la ciudad de Belice, según el Centro.

Los aludes e inundaciones han causado la muerte de más de 300 personas en América Central este año, además de dejar a miles de personas sin techo y causar miles de millones de dólares en daños.

Un total de 151 personas fueron evacuadas "preventivamente'' en el Caribe hondureño a causa de las lluvias provocadas por Richard, informaron las autoridades de socorro.

Los turistas fueron evacuados de Caye Caulker, una isla turística. Rafael Marin, cuidador del hotel Anchorage Resort en la isla, señaló que ya se sentían las fuertes ráfagas y que las aguas, habitualmente tranquilas, se veían agitadas por oleaje de hasta un metro (tres pies).

"Ya cubrimos con tablas y guardamos todo, equipos de oficina incluidos, en lugar seguro'', agregó. "Hicimos salir a todos los turistas y tenemos el lugar bien seguro''.

Al igual que muchos locales, Marin planeaba quedarse en Caye Caulker. "A la gente local se le aconseja evacuar el lugar voluntariamente'', pero agregó que "no es realmente grande, como un huracán de categoría tres''.

"Los daños serán un poco la erosión de la playa, algún deterioro en las casas'', agregó.

Richard avanzaba en dirección oeste-noroeste a 20 kilómetros (13 millas) por hora sobre un trayecto que parecía llevarlo directamente a la ciudad de Belice, según el centro.

Las intensas lluvias provocaron en Honduras un deslave sobre una carretera en Colón, a unos 500 kilómetros (310 millas) al norte de la capital, que mantiene incomunicadas a más de 15,000 personas que habitan en 40 comunidades sobre el Caribe. Cuadrillas estatales trabajan para reparar el daño.

"El fenómeno azota la región costera'', expresó el domingo en rueda de prensa el jefe de la Comisión Permanente de Contingencias (Copeco) de Honduras, Lisandro Rosales. ‘‘Afortunadamente no hay ninguna muerte que lamentar, ni heridos''.

"En Gracias a Dios no se presentó mayores problemas, sólo fuertes lluvias y vientos'', añadió. Allí no hay reportes de daños materiales.

Rosales informó que 101 personas están en albergues, 93 en islas de la Bahía y ocho en Trujillo, luego de ser evacuadas de sus hogares por los bomberos y la policía.

En Guatemala, la Coordinadora Nacional para la Reducción Desastres (CONRED) emitió alerta naranja, aunque las autoridades consideran que Richard no representa una amenaza ‘‘grave'' para el país.

"El personal está atento con los comités de seguridad locales de los departamentos de Izabal y Petén (este y noreste) para prevenir'', dijo a la AP el vocero de la CONRED, David de León.

Agregó que se decidió enviar a un grupo de expertos a realizar una evaluación de estructuras que fueron afectadas en la temporada de lluvias.

En México, el sur del estado de Quintana Roo (este) fue declarado en alerta roja.

Fuente

Pega el cambio climático a la inflación y aumentará para el próximo año

El cambio climático se ha convertido en un factor que incide directamente en los precios de la canasta básica, luego de que las inundaciones y las sequías han provocado que existan problemas de producción en granos y semillas, comentó el especialista económico, Alberto Aldape Barrios.

“Este año estamos teniendo una situación que el cambio climático está afectando muchísimo la cuestión de los productos básicos, tuvimos una sequía muy severa en Rusia y es el principal productor de trigo, esto afectó la producciones este material para hacer el pan, lo que repercute y encarece los productos de la canasta básica y le pegan a la economía familiar”.

Señaló esta situación como uno de los principales motivos por los que se han ido encareciendo ciertos productos, incluso calculó la inflación por encima de la que dio a conocer el Banco de México (Banxico), que fue de 4.3 por ciento, “si vemos, algunos productos en un sólo mes suben más del 50 por ciento, sobre todo los agrícolas como las calabazas, cebollas, chiles, naranja, maíz, tortilla”.

Anticipó que para el siguiente año puede verse un panorama económico complicado, precisamente por el clima. Explicó que la inflación real es la determinada por Banxico, pero cuando el análisis se da en base al grupo de gasto, comienza a verse las variaciones, por ejemplo en Aguascalientes este grupo es mayor en el rubro de transporte que en el de alimentos.

“Lo que dice el Banxico, es cierto, pero es distinto hablar de la canasta básica, que en ese tenemos productos que incrementan en un sólo mes, pero que no inciden en el comportamiento general de los precios, que va desde viajes en avión hasta gasolina”, manifestando que de acuerdo a este análisis detallado, la inflación en la canasta básica podría considerarse que ha llegado hasta el 11 por ciento.

En este año, algunos alimentos tuvieron una inflación del 100 por ciento, dijo, como es el caso del azúcar, leche en polvo, cítricos como naranja y limón, entre otros que son consumidos de forma diaria por las familias.

Advirtió que también puede preverse un incremento en las harinas y el trigo, con lo que afectaría directamente a la dieta de las familias porque el pan tendría un aumento en su precio; aunado a ello, subrayó que los cereales y el trigo son productos de importación porque no existe la suficiente producción nacional.

Sin embargo, lo poco que puede comercializarse granos y semillas, se está viendo afectado también por la inundaciones, puesto que estados como Veracruz son de los más altos productores, pero con los últimos fenómenos meteorológicos, las cosechas se vieron afectadas, al igual que la ganadería, otro de los sectores económicos importantes para esta entidad.

Los incrementos dependerán de acuerdo a las ciudades, en algunas el aumento del pan hasta en un 30 por ciento, mientras que en Aguascalientes, podría ser entre un 5 y 10 por ciento, recordando que México ha logrado estabilidad de su peso y esto ha ayudado a que las importaciones no impacten en una alta medida al consumo en el país.

Fuente

Lakua impulsa un sistema para prevenir el riesgo de inundaciones

El Gobierno Vasco invertirá 12 millones de euros en este proyecto que agilizará la detección de posibles problemas

Más prevención ante las inundaciones. Ése es el objetivo de un acuerdo suscrito esta semana entre los departamentos vascos de Interior y Medio Ambiente. El Gobierno Vasco creará de esta forma nuevos mecanismos de predicción, medición y control de aguas, con un coste de 12 millones de euros.

El debate en torno a las inundaciones es recurrente en Álava en general y en Vitoria en particular. La capital por fin tiene encauzado el controvertido depósito de tormentas de Yurre, un recinto adjudicado hace ya cuatro años y que, tras unas obras que se convirtieron en el cuento de nunca acabar, servirán para evitar crecidas en el Zadorra en época de lluvias. Una de esas temporadas se anunciaba precisamente desde ayer por la tarde.

¿Y cómo pueden prevenirse las inundaciones? Esa pregunta a menudo queda en el aire, pero motiva numerosas respuestas -más limpieza de los ríos, previsión con el desembalse de Ullibarri o mejora de los accesos de las carreteras- cuando se produce lo peor. Como cuando, a finales de enero de 2009, el agua llegaba hasta las rodillas de vecinos del entorno de Vitoria como Asteguieta, Abetxuko, Villodas o Trespuentes. Desde Arrazua Ubarrundia e Iruña Oka han mostrado en más de una ocasión su hartazgo por la constante repetición de estos sucesos.

La apuesta, y millonaria, del Gobierno Vasco pretende buscar una salida para "minimizar el impacto de las inundaciones que se puedan producir en Euskadi". Y el reto no es nada sencillo.

El compromiso suscrito en el Ejecutivo autonómico mejorará los sistemas de detección de riesgos y la comunicación entre los servicios que intervienen en una alerta. Los departamentos también explicaron que "se incidirá de manera preventiva sobre los cauces y se promoverá una implantación de los usos urbanos de forma más segura y racional".

La palabra clave utilizada por el Gabinete López es la colaboración. Tanto entre departamentos como con otras instituciones y la administración central. En el primer apartado, el pacto firmado prevé un trabajo en común en diez puntos, que incluyen la redacción de planes de gestión de riesgo de inundación que deberán ser aprobados e incluidos en los correspondientes planes hidrológicos para finales de 2015. También habrá un trabajo conjunto en cuestiones como la ordenación territorial y el urbanismo, para que "se ajusten a criterios de prevención".

El nuevo acuerdo tiene claro, además, que la colaboración entre toda la cadena interinstitucional resulta "esencial", ya sea desde la predicción meteorológica hasta la intervención en situaciones de riesgo, el control de los cauces y las obras hidráulicas.

MÁS DATOS Además, una vez que se active el Plan Especial de Emergencia ante el Riesgo de Inundaciones de la CAPV, el Departamento vasco de Medio Ambiente contará con una nueva herramienta: un sistema de ayuda a la decisión que analizará el riesgo hidrológico en cada momento. Este sistema funciona de manera similar a las actuales predicciones meteorológicas, pero le añade complejidad, ya que añade la posibilidad de cruzar datos sobre precipitaciones esperadas, orografía y ocupación del territorio, para así, en principio, poder actuar con suficiente antelación.

Y, por otro lado, también se pretende lograr una gestión "más ágil" de los datos aportados por las estaciones de aforo repartidas por la CAV y los embalses, por lo que se crearán nuevas estaciones de medición y se instalará un sistema de control visual de puntos sensibles de referencia. El Departamento vasco de Medio Ambiente, así, creará un centro de control que gestionará esta información hidrometeorológica de las estaciones. En definitiva, se trata de un sistema de "alerta temprana" que conllevan la mencionada inversión de 12 millones de euros. Todo para anticiparse al cielo y a sus posibles efectos dañinos.

Fuente

Terremoto, lluvias, cólera: El sufrimiento de Haiti no tiene fin

La nueva catástrofe toma a Haití por sorpresa. A principios de año los haitianos habían sobrevivido a un terremoto devastador. Y mientras esperan que pronto se termine la época de lluvias que casi a diario inunda a los 1,5 millones de habitantes, los acecha el cólera, una enfermedad que hace más de 100 años había desaparecido del país del Caribe.

Tras el terremoto de enero se habían imaginado los posibles escenarios para la catástrofe en Haití. El hambre, el dengue una enfermedad transmitida por el mosquito Aedes aegypti, lluvias torrenciales y sobre todo la destrucción de los campamentos por los huracanes estacionales.

Nada de eso sucedió. En su lugar, los habitantes de una región distante a 80 kilómetros al norte del epicentro del terremoto contraen cólera por las aguas contaminadas del río Artibonite.

Los lugareños supieron rápidamente qué había sucedido y de dónde provenía el peligro, que mientras tanto se llevó la vida de 200 personas y registró los primeros casos en la capital, Puerto Príncipe. Un equipo de la organización de ayuda Operation Blessing visitó hace unos días la región Artibonite.

El director de la organización en Haití informó: "En el hospital de Saint-Marc vivimos el horror. Tuve que atravesar una marea humana que entre gritos intentaba llevar a familiares agonizantes al edificio. En el patio mojado por la lluvia había acostados gran cantidad de pacientes. Algunos niños lloraban en su agonía. Otros sólo tenían los ojos muy abiertos, ya no se movían cuando los médicos en su desesperación intentaban tratarlos. El hospital estaba colapsado y era rehén de una de las enfermedades que desemboca en la muerte en muy poco tiempo: el cólera.

Los cooperantes de Operation Blessing se encaminaron hacia el lugar de donde provenía la mayor cantidad de enfermos en Saint Marc. "Las calles estaban plagadas de personas que clamaban por agua", indicaba un informe. "Una vez nos obligaron a deternos. Las personas tenían un niño pequeño que estaba próximo a la muerte. Sólo pudimos ayudar con una infusión. La madre, que llevaba en brazos a otro pequeño, dijo que el día anterior había muerto su marido".

Más tarde los cooperantes llegaron a Babou La Port, de donde provenía la mayor cantidad de infectados. Allí comenzaron las tareas separando primeramente a los sanos de los enfermos e instalaron aparatos para la potabilización del agua.

Las enfermedades diarreicas son cotidianas en Haití. Días antes los infectados se acostaban con la esperanza de una pronta mejoría. "Un haitiano pudo haberse acostado para sanar más rápido", escribió David en su informe "pero al cabo de unas horas había muerto".

La política interior haitiana ya está trabajando en la región. A fines de noviembre se celebrarán elecciones presidenciales y los vehículos de propaganda electoral andan y desandan el país. Desde esos camiones tapizados de afiches los colaboradores de la campaña presidencial distribuyen agua en bolsitas de plástico a la muchedumbre sedienta.

Fuente
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Lo más leido