26 dic. 2009

Ya hay 23 muertos en EE.UU. por las fuertes tormentas de nieve

La mayoría son víctimas de accidentes de tránsito provocados por el hielo acumulado en las autopistas. Hubo una gran cantidad de vuelos cancelados y algunos aeropuertos funcionan en forma parcial.

Las autoridades de Estados Unidos aconsejaron suspender los desplazamientos navideños ante las fuertes tormentas de nieve que vienen asolando el centro del país. Los habitantes están soportando ventiscas, nevadas, lluvias, inundaciones y hasta algunos tornados. El clima hostil de la última semana ya causó 23 muertos.

Varias autopistas interestatales debieron cerrarse y miles de automovilistas quedaron varados en el frío, en el momento del año en que los estadounidenses tradicionalmente viajan más. La mayoría de las muertes se produjeron justamente a raíz de accidentes de tránsito.

"Esto es un desastre" que abarca dos tercios del país, con severas
tormentas eléctricas en la costa del golfo (de México, en el sur), heladas a lo
largo del litoral este y una furiosa ventisca en el Medio Oeste, indicó Chris
Vaccaro, vocero del servicio de meteorología estadounidense (NWS, por su
sigla en inglés).

La tormenta "afecta un territorio enorme y comprende récords de precipitaciones", indicó Vaccaro. "Es inusual que haya dos tormentas excepcionales en el lapso de una semana" durante estas fechas.

En Oklahoma City (Oklahoma) la nieve alcanzaba 35 cm, un récord absoluto
para ese estado. Sin embargo, se espera que en las próximas horas la nieve acumulada llegue hasta los 61 cm en algunas zonas del norte del país.

En el centro del país, el NWS desaconsejó todo desplazamiento al juzgar las
condiciones de tránsito "peligrosas o incluso imposibles". "La acumulación de hielo y viento corren el riesgo de romper las líneas eléctricas y hacer caer ramas de árboles", advirtió la oficina.

Cientos de vuelos fueron anulados en numerosos aeropuertos entre ayer y hoy. Muchas autopistas y rutas de Oklahoma y Texas permanecen cerradas ante el peligro que significan la nieve y el hielo. El gobierno de Oklahoma, uno de los más afectados por la tormenta, declaró el estado de emergencia y pidió a los ciudadanos que tomen precauciones en caso de que se queden aislados en sus casas por la tormenta.

El aeropuerto principal de Oklahoma City, Will Rogers, tuvo que suspender sus operaciones el jueves, y cerca de un centenar de pasajeros y muchos empleados han tenido que pasar la noche en sus instalaciones por la tormenta. Hoy, el aeropuerto reinició sus operaciones de manera parcial, aunque muchos vuelos permanecen cancelados o retrasados.

El gobernador de Texas, Rick Perry, movilizó a personal del Ejército para ayudar en las autopistas, mientras que el de Dakota del Norte, John Hoeven, hizo lo mismo con la Guardia Nacional.

fuente

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Lo más leido