10 ago. 2011

1700 familias afectadas

Sólo en Eldorado hubo denuncias de rupturas de techo y pérdida de mobiliario en más de 700 viviendas. En Mayor Otaño, Paraguay, ya superan las mil y hay un niño internado con heridas causadas por el desplome de su casa

En Eldorado, Defensa Civil, el municipio y vecinos solidarios, trabajaron juntos para reconstruir los techos de las viviendas que resultaron más dañadas.

Los niños y mujeres fueron evacuados en el Polideportivo Malvinas Argentinas, y en la escuela ubicada en barrio de Puerto Pinares. Además de las chapas de cartón, los vecinos perdieron elementos básicos ,como colchones y muebles. Los pedidos de auxilio se extendieron durante toda la jornada de ayer, y muchas madres con numerosos niños clamaban por la asistencia.

Los barrios más castigados son los de la zona Oeste: Elena, Primavera, 20 de Junio, Antiguo Centro, Gildi, Pinares, Lomas del Paraná, Roulet, entre otros. En la zona Este, el temporal se hizo sentircon furia en los barrios Juventud y Kilómetro 18. El fenómeno se extendió también a las localidades de Puerto Piray y 9 de Julio.

Algunos negocios ubicados sobre la avenida San Martín, también sufrieron las voladuras de techo.

Gustavo Mendoza, secretario de Hacienda de la Municipalidad de Eldorado, indicó que “la situación desbordó todo tipo de previsión que pudiéramos tener y obviamente la ayuda que podemos dar. Pero esto no es sólo un problema de la tormenta y el granizo, ya que siempre dijimos que nuestra ciudad es vulnerable”.

Hasta el mediodía de ayer se habían entregado 1.500 chapas, pero “pueden ser más, porque la cantidad de damnificados exceden a esta cantidad”, indicó el funcionario. Hubieron negocios que perdieron sus vidrieras a causa de la dimensión y la cantidad de granizo que cayó.

La falta en el municipio de un área de Defensa Civil quedó nuevamente de manifiesto. Mucha damnificados no sabían a quién recurrir para solicitar asistencia, el director de Acción Social, Ricardo Arzamendia, debió adquirir chapas de los distintos negocios, porque carecían de suficiente material en el corralón, “hemos agotados todos los stocks de los mercados locales” dijo.

Esta situación despertó críticas en la comunidad, “cuando hay elección, regalan y sobran chapas, hoy no tenemos casi nada” rezongaba una mujer del barrio Pinares.

El lunes por la noche, se pudo apreciar largas colas en el sector de Acción Social, exigiendo la entrega de colchones, chapas o lona. Incluso hubo amenaza de ingreso en forma violenta, “estamos bajo la lluvia, los chicos están llorando”, expresaron. En horas de la tarde de ayer se aguardaba el arribo de Defensa Civil con las chapas de cartón y colchones, entre otros elementos.

Un chico herido en Mayor Otaño

Más de mil familias afectadas y un niño herido, dejó la tormente de granizo y viento que azotó a Mayor Otaño, en Paraguay, frente a Eldorado.

La intendente de Mayor Otaño, Carmen Román de Prado, informó que un niño resultó herido durante el temporal de agua, viento y granizo, ya que sobre él se desplomó una vivienda, aunque se encuentra fuera de peligro. No hay más heridos a raíz de la tormenta.

La Secretaría de Emergencia Nacional, debió asistir a los afectados con la provisión de chapas, víveres y atención médica, entre otros.

La comunidad se quedó sin energía eléctrica después del fenómeno climático de gran intensidad, que fue calificada por los pobladores como un tornado, según publicó el sitio Itapúa.com.py.

La costa posadeña se llenó de despojos por las lluvias

POSADAS. Las lluvias en la alta cuenca y las consecuencias del temporal que azotó varias localidades del Norte de la provincia, quedaron ayer en evidencia en la costanera de la ciudad capital, donde decenas de restos de árboles muertos se acumularon en distintos puntos de la protección costera del embalse de la represa Yacyretá.

Ayer a media mañana, varios operarios debieron trabajar durante horas para, primero, cortar las ramas y luego retirarlas del río que, por entonces, era un fiel reflejo de lo ocurrido aguas arriba durante la noche del lunes y la madrugada del pasado martes.

Si bien en la costa la basura y restos de árboles se acumularon por el natural efecto de la corriente, el Paraná casi en todo su ancho en el radio Encarnación-Posadas, estuvo cubierto por horas con enormes ramas, restos de camalotes y distintos envases plásticos.

Los operarios utilizaron una grua extractora y también debieron recurrir a las motosierras para cortar los grandes árboles que fueron arrastrados por la corriente como si fueran simples hojas.

De acuerdo a los registros de Prefectura Naval Argentina, el puerto de Libertad alcanzó entre el lunes a la noche y las primeras horas de ayer, una altura de 20 metros, mientras que en Eldorado, el centro de la tormenta, el Paraná se ubicó en los 15,70 metros el lunes, para descender ayer a primera hora, a 15,50 metros.

En Puerto Maní, la altura se mantuvo en los 6,05 mientras que en Posadas el registro alcanzó los 10 metros con 20 centímetros.

Aguas abajo de la provincia de Misiones, en el puerto de Ituzaingó, Corrientes, el lunes el Paraná alcanzó una altura de 2,70, para descender a los 2,40 durante el día de ayer.

Según explicaron desde Prefectura Naval Argentina, no hubo ninguna embarcación dañada por los árboles que llegaron en masa hasta Posadas.

Fuente

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Lo más leido