23 jul. 2012

La peor tormenta en seis décadas deja 37 muertos en Pekín


Arrecian las críticas contra la escasa preparación y las penosas infraestructuras de la capital china, que sufrió inundaciones de hasta cuatro metros.




Agentes de policía llevan a cabo labores de rescate en una zona inundada en el centro de Pekín
El sábado, a las dos y media de la tarde, el cielo de Pekín se oscureció como si fuera de noche y, en medio de un viento huracanado, rompió a llover con una intensidad que no se había visto en los últimos 60 años. La tormenta duró unas diez horas, trajo un tornado a las afueras y dejó a su paso un reguero de muerte y destrucción que revela el precario urbanismo, con frecuencia tercermundista, que se esconde tras la deslumbrante fachada de rascacielos que ha florecido en la capital china al amparo de su desenfrenado crecimiento económico.

Según informa la agencia estatal de noticias Xinhua, el último balance oficial de víctimas mortales asciende a 37 personas. De ellas, 25 se ahogaron porque las inundaciones llegaron a los cuatro metros de altura en algunos puntos de la ciudad, especialmente bocas de metro y pasos subterráneos. Junto a ellas, otras seis personas fallecieron al derrumbarse sus casas por las lluvias torrenciales, otra resultó electrocutada y una más fue alcanzada por un rayo.

A tenor del informe elaborado por el Ayuntamiento de Pekín, casi dos millones de personas se vieron afectadas por el temporal, que causó unos daños por un valor superior al millón de euros. Como suele ocurrir en la capital china cada vez que llueve, el tráfico quedó totalmente paralizado y el aeropuerto tuvo que cancelar 500 vuelos, dejando en tierra a 80.000 pasajeros. Muchos de ellos no pudieron tomar sus aviones hasta la última hora del domingo.


Una mujer pasa por delante de una zona dañada por las inundaciones en Long Bao Yu, cerca de Pekín
Además, algunos barrios de la ciudad sufrieron apagones porque el agua anegó los generadores eléctricos subterráneos, sumiendo a Pekín en un caos que sus habitantes tardarán todavía algún tiempo en olvidar.
Las imágenes difundidas por la televisión estatal, y sobre todo por las redes sociales como Weibo (una copia china del censurado Twitter), muestran torrentes de agua anegando las calles de Pekín y sumergiendo coches y autobuses bajo los puentes. En los barrios de las afueras, las riadas inundaron numerosas viviendas y la fuerza del agua arrastró los vehículos contra sus muros.

Pasada la tormenta, han arreciado las críticas por la mala gestión del desastre y las deficientes infraestructuras de la ciudad. Aunque los servicios meteorológicos habían previsto la llegada del temporal, el Ayuntamiento de Pekín no desplegó un servicio de emergencia hasta que empezó a llover ni instaló refugios para atender a las decenas de miles de damnificados. Una vez más, un desastre natural pone de manifiesto la vulnerabilidad del desarrollismo chino.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Lo más leido