13 feb. 2012

Clima extremo en Europa




Europa, el norte de África y parte de Asia son castigados por nevadas y frío extremo que han cobrado la vida de casi 600 personas, han generado problemas de infraestructuras, transporte y electricidad, situación que trae incertidumbre sobre los efectos del calentamiento global.
Como es natural, el clima genera debate. Los partidarios de la degradación del medioambiente afirman que se trata de las consecuencias del cambio climático, causado por las emisiones de países industrializados, mientras algunos científicos y organizaciones son cautos y aducen que se debe investigar más y recabar datos.

La onda gélida afecta sobre todo a la población de indigentes desde hace 15 días, que sacude especialmente al centro y este de Europa: Italia, Alemania, Suiza, Francia, Rusia, los Balcanes, Rumania, Bulgaria y Grecia.

La portavoz de la Organización Meteorológica Mundial (OMM) informó que se han roto “récords negativos en algunas zonas, como en Ucrania, lo que es muy raro y ocurre una vez en cada generación”.

Al mismo tiempo, la OMM asegura que las extremadas bajas temperaturas que azotan Europa desde hace dos semanas son un fenómeno “destacado”, pero “no inusual ni excepcional” en invierno.

“Este fenómeno no es inusual, es parte de las extremas manifestaciones en el invierno del hemisferio norte”, afirma el director de la División de aplicaciones de datos de la OMM, Omar Baddour.

De hecho, las temperaturas registradas, si bien son muy bajas, no han batido récords históricos. “Hace 30 o 40 años estos fenómenos eran más frecuentes que actualmente, lo que pasa es que ahora, cuando ocurren, son más fríos”, aclara Baddour.

El científico recordó que, hasta la extrema caída de las temperaturas, este invierno estaba más caliente de “lo normal”.

El fenómeno que experimenta Europa este año se debe a una oscilación negativa del Ártico, lo que genera que haya temperaturas muy bajas en el continente, pero bastante templadas en el Ártico, según la OMM.

Esta oscilación permitió que una ola de altas presiones provenientes de Siberia entraran por el noroeste y se instalaran en el continente, lo que mantuvo las temperaturas gélidas y bloqueó las tormentas marítimas y la masa de aire más templado que normalmente sopla desde el Atlántico oeste al este.

“Lo que evidenciamos es una serie de perturbaciones clásicas. Normalmente los vientos entran de oeste a este y traen lluvias, pero no temperaturas tan bajas. Este año, el viento siberiano viaja de norte a sur, por eso ha llegado a lugares como el norte de África, y hace mucho frío porque ha bloqueado los vientos del oeste”, argumenta Baddour.

Lo que es un poco más extraordinario es el hecho de que el bloqueo de la masa de aire templado está siendo considerablemente largo, pero incluso así no es una rareza para los meteorólogos.

Según la OMM, una alta presión similar ocurrió en el invierno del 2009-2010 en el hemisferio norte, cuando la estación en su conjunto fue mucho más fría, desde principios de diciembre y hasta finales de febrero, pero las temperaturas fueron menos extremas.

En ese invierno, se combinó la entrada de una masa de altas presiones siberianas con el fenómeno el Niño, que sucede cuando la superficie del océano Pacífico se calienta más de lo normal y genera alteraciones climáticas.

Este año hay temperaturas extremadamente bajas; no se ha detectado el Niño, pero sí un leve fenómeno de la Niña, que ocurre cuando la superficie del océano Pacífico se enfría más de lo usual, lo cual genera también cambios climáticos.

“Hay estudios que muestran la relación entre la combinación de las oscilaciones del Ártico con el Niño y la llegada de fuertes olas de frío. Actualmente, se abre una duda científica respecto de si la combinación de las altas presiones más la Niña, también pueden causar amplias olas de frío”, indica el científico.

“Tenemos que esperar al final del invierno para poder dar respuesta a todas estas preguntas”, citó.

Respecto de si este fenómeno podría incrementarse debido al calentamiento global, y generar inviernos más fríos, Baddour expresa: “Hay una hipótesis que dice que si el Polo Norte comenzara a deshacerse, cambiaría la salinidad de las corrientes del Golfo y esto provocaría inviernos más fríos en Europa. Pero esto necesita confirmarse con estudios científicos más sólidos que los que existen”.

Informe mundial

Uno de los últimos informes del Panel Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, en inglés) revela que algunas partes del mundo se convertirán en “lugares cada vez más marginales y difíciles para vivir”. Ese documento, divulgado en noviembre del 2011, fue revisado por científicos de todo el mundo y acordado por expertos de 194 países.

Los desastres por clima extremo —desde tempranas nevadas en Estados Unidos hasta las inundaciones récord en Tailandia— están siendo más frecuentes. El calentamiento global generará enormes costos, cita el informe internacional sobre el clima.

El documento pinta un futuro complicado para un mundo ya fatigado por las catástrofes climáticas, que han causado pérdidas por miles de millones de dólares.

El IPCC, ganador del Premio Nobel de la Paz 2007, dice que hay probabilidades de que los climas extremos se hayan agravado debido a los gases de efecto invernadero emitidos por el hombre.

El fenómeno climático extremo más reciente, la nevada en Estados Unidos a finales de octubre del 2011, es típico del daño al clima que los científicos advierten que ocurrirá, pero no es típico de los fenómenos que ellos vinculan al calentamiento global.

“Los fenómenos extremos son un aspecto realmente perceptible del cambio climático”, asegura Jerry Meehl, científico jefe del Centro Nacional para la Investigación Atmosférica.

Sin embargo, los expertos en tormentas extremas se han enfocado mucho más en los fenómenos superpoderosos con aguaceros y cuyo número aumenta, no en las nevadas, señaló el científico del clima Gavin Schmidt, que trabaja para la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio de EE. UU.

El tipo de desastre opuesto, como la sequía en Texas, el suroeste de Estados Unidos y México, es también el tipo de fenómeno que los científicos aseguran aumentará de frecuencia a medida que se incremente la temperatura del planeta, dijeron Schmidt y Meehl, quienes revisaron parte del informe del IPCC.

Alzas

En medio de la ola de frío, Europa contabiliza pérdidas por el cierre de vías fluviales y canales, cierre de carreteras, cancelación de vuelos, paralización de transporte y cortes de electricidad.

El temporal disparó los precios del gas a niveles máximos y ocasionó restricciones en su abastecimiento procedente de Rusia. El precio del gas subió en Londres al nivel más alto desde el 2006.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Lo más leido