14 oct. 2011

Pronosticaron un año hidrológico "seco" en los 6 ríos de Mendoza

 Lo anticipó Irrigación. Los cursos tendrán un nivel de agua menor a 65%. La foto es del dique Potrerillos. Habrá problemas para el riego. Pero garantizan agua para consumo humano.

El año pasado, el pronóstico de derrame anual en los seis ríos de la provincia advertía una temporada seca para dos de ellos y pobre para los cuatro restantes (tal como lo muestra la tabla).

El pronóstico para este año es peor: seco para todos los ríos provinciales, según la información que brinda el Departamento General de Irrigación (DGI).

Rubén Villodas, jefe de la división Evaluación de Recursos Hídricos del DGI, explicó que la extensión a seco en el pronóstico para los seis ríos provinciales (Mendoza, Tunuyán, Diamante, Atuel, Malargüe y Grande) se debe a dos factores relacionados.

“El año pasado se pronosticó que cuatro ríos tendrían un derrame anual al menos pobre. Finalmente no llegaron a ese nivel y terminaron con un derrame seco. A esto hay que sumar que las nevadas del invierno 2011 fueron escasas. El pronóstico no puede ser otro que seco para la temporada 2011-2012 en todos los ríos”, resumió Villodas.

Que los ríos tengan un pronóstico seco de derrame anual no significa que no bajará una gota de agua por sus cauces. “Cada río tiene su medición en hm³ histórica con mínimo, medio y máximo, de acuerdo con sus características. Si la previsión para la temporada está por debajo del 65% de la media histórica, se considera un pronóstico seco y esto es lo que se prevé que sucederá hasta setiembre del año que viene”, aclaró Villodas.

Embalses más flacos

El pronóstico 2011-2012 es la continuidad de lo que sucedió en la última parte de la temporada pasada (los ríos con pronóstico pobre finalmente tuvieron un derrame seco).

Además, existe un agravante: “El año pasado teníamos una reserva importante en los embalses que este año no tenemos, porque venimos de una temporada mala. Nos enfrentamos a un problema importante”, evaluó Villodas.

Por este motivo, los técnicos de Irrigación ya han informado al Poder Ejecutivo la necesidad de extender la emergencia hídrica decretada por el gobernador Celso Jaque el 30 de setiembre del año pasado por un año más

Consecuencias para el riego

El agua para consumo humano está asegurada por ley y no podrá faltar en los hogares mendocinos. Esto se dejó bien claro desde el DGI.

Sin embargo, desde Aguas y Saneamientos Mendoza (AYSAM), reiteraron que el cuidado del vital líquido debe ser el mismo que ya se había pedido el primer día de setiembre, con las restricciones ya comunicadas, y que las multas por derroche de agua potable siguen vigentes.

El problema más significativo para la temporada 2011-2012 será el riego de la producción agrícola.

Villodas anticipó que será por lo menos “similar a la del año pasado” o quizá un poco peor, teniendo en cuenta que las reservas en los embalses son menores.

“El año pasado se tradujo en la suspensión del servicio de riego de algunas zonas, que llegaron a estar entre 90 y 120 días. Lo que puede suceder este año es similar en la cantidad de tiempo, pero es posible que se extienda a otros lugares que el año pasado no lo sufrieron”, aseguró Villodas.

¿Más emergencia hídrica?

El 30 de setiembre de 2010, el gobernador Celso Jaque decretó la emergencia hídrica basándose en los informes que le acercaron los técnicos del Departamento General de Irrigación.

En esa ocasión, la emergencia (que implica muchas restricciones) se decidió por un año, razón por la cual ya no está vigente.

Los últimos días de setiembre, Irrigación volvió a aconsejar al Poder Ejecutivo otro año de emergencia, de acuerdo con el pronóstico de escurrimientos para la temporada.

“Hemos pedido que se extienda por un año más la emergencia, pero hasta ahora no hemos tenido respuesta por parte de la gobernación, suponemos que el tema está en estudio”, sostuvo Villodas.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Lo más leido