8 feb. 2012

Más de medio país fue ayer un infierno



En seis de cada diez ciudades la temperatura superó los 30°, y en La Rioja hubo 40°; diluvió en la ciudad tras un día de calor sofocante.

El país fue un horno. En más de la mitad del país, el termómetro superó los 30 grados. Y en La Rioja, arañó los 40 grados, con una sensación térmica de 48°8. La ciudad de Buenos Aires no fue una excepción a esta ola de calor interminable que castiga desde que empezó el verano: hubo 32,9° y 40,3° de sensación térmica.

El agobio se sintió desde temprano: ya a las 8, el calor era insoportable. Por la noche, tal como ocurrió ya en varias oportunidades,se descargó una intensa lluvia.

En La Rioja el termómetro llegó a los 40° y la sensación térmica a los 48°1 (a las 15); en Marcos Juárez (Córdoba) se registraron 36°1 y una sensación térmica de 46°1, en la localidad de Laboulaye, también en Córdoba, los 35°9 se sintieron como 43°2, y en Sunchales, Santa Fe, los 36°5 se padecieron como 43°2. En total, en el 60% de las ciudades y localidades en las que se mide la temperatura, el termómetro estaba en rojo, por encima de los 30 grados, que se considera el umbral de lo intolerable.

Desde temprano, en todo el país quedó en claro que la de ayer sería una jornada infernal. Alcanzaba con abrir una ventana o salir a la calle y tomar un colectivo para comprobar que la noche no había aportado ningún alivio. A las 10, el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) emitió la alerta para la tarde por la llegada de tormentas en diez provincias del centro y norte del país, con la posibilidad de granizo.

En 9 de Julio, provincia de Buenos Aires, a la media tarde pasó un tornado que voló techos y derribó árboles, aunque no afectó la cosecha del girasol. A la noche, los relámpagos ya tronaban sobre el cielo porteño. Se esperaban lluvias en las provincias de Buenos Aires, Córdoba, Entre Ríos, nordeste de La Pampa, Mendoza, San Luis, centro y sur de Santa Fe y sobre la Capital.

En Posadas, Misiones, a media tarde el termómetro marcó 32°2, mientras que en Iguazú trepó a los 37°. En Jujuy, la temperatura promedió los 30°, con una sensación térmica tres grados superior…
En Salta, en Santa Victoria Este, en el límite con Bolivia y Paraguay, la temperatura fue de 44º, y se sufrió con los cortes de luz que se están produciendo en la zona, que impiden por momentos el funcionamiento de ventiladores y paralizan las bombas de extracción de agua; esto interrumpe el suministro.

En Tartagal, cabecera del departamento de San Martín, la marca llegó a 40º, pero con humedad superior al 90% durante el día, lo que hizo más agobiante la jornada.

En San Ramón de la Nueva Orán, también en el Norte, y en la capital salteña el cielo nublado atenuó la situación y los registros máximos rondaron los 32°6 y los 30°.

El clima también fue agobiante en la provincia de Santa Fe. En las primeras horas de la tarde, las temperaturas se ubicaron entre los 37° (en las ciudades de Rosario, Melincué y Venado Tuerto) hasta los 44°, en Ceres y Vera, aunque la sensación térmica, por influencia del viento (Norte) y la humedad, era superior a los 44°. En la capital provincial, la temperatura alcanzó, a las 16, los 39º7, con una sensación térmica de 43 grados.

Los expertos advirtieron que en el centro-norte santafecino, las últimas lluvias, que en general no superaron los 30 milímetros promedio, ayer ya se habían evaporado por las altas temperaturas. Se esperan este mes nuevas y abundantes lluvias en el nordeste santafecino, en su mayor parte dedicado a la ganadería.

Mar del Plata vive un verano casi inédito por la seguidilla de días soleados y, en las últimas jornadas, un clima con temperaturas altas. El pico se dio anteayer, con marcas de hasta 35 grados y sensación térmica por encima de los 37 grados. Le alcanzó para ser el día más caluroso de febrero y solamente fue superado por los registros del pasado 6 de enero, cuando el mercurio trepó a 37°8. Ayer, de la mano de una brisa mucho más intensa, las marcas no avanzaron más allá de los 29 grados y generaron condiciones óptimas para poder disfrutar en los balnearios.

Desde la última quincena de 2011 hasta estos días las lluvias son mínimas. El acumulado apenas supera los 40 milímetros y en pequeños chaparrones, con lo cual casi no hubo jornada que el mal tiempo impidiera disfrutar de un día de playa.

A este fenómeno se suma una mayor temperatura del agua de mar, que desde el sábado está entre 21 y 22 grados, un par de grados por encima del promedio histórico para la época y suficiente como para que los bañistas comenten que la sienten "tibia".

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Lo más leido