14 mar. 2012

Lluvias e inundaciones afectan a 60 pobladores de Huatacondo



Reportaje desde una de las comunas más afectadas por las lluvias estivales en los últimos días.
Rutas cortadas, cultivos inundados y más de 60 personas aisladas es el saldo que deja, hasta el momento, el frente de mal tiempo en Huatacondo, uno de los pueblos afectados por las lluvias estivales en el norte grande de nuestro país.

La jornada de ayer lunes 12 de marzo fue una de las más peligrosas que les tocó vivir, al producirse una lluvia torrencial y un alud que colmó la quebrada del poblado, obligando a los más de 60 habitantes a trasladarse a la iglesia del lugar, con el temor de que la inundación alcanzara sus casas.

A través de las redes sociales, los pobladores de Huatacondo (distante a 230 kms. de Iquique) han informado la magnitud de este fenómeno, que no se había registrado en más de 30 años, donde muestran la ruta de acceso al pueblo totalmente destruida por el torrente de agua y los cultivos completamente inundados.

Además del aislamiento que sufren, los pobladores temen que el caudal de agua aumente y alcance sus casas y animales. Cabe señalar que ellos aún no conocen el estado de sus cultivos y animales en los valles de Copaquire, Cautenisca y Tiquima, situados también en esta misma quebrada.

El Gobierno decretó alerta roja en la región. Sin embargo, a través de Facebook, huatacondinos residentes en Iquique llaman a reunirse con el Gobierno Regional para plantear esta dramática situación y exigir la construcción de un camino de acceso por el cerro, con lo cual sería más factible acceder al poblado y por sobre todo permite una evacuación oportuna ante este tipo de emergencias.

DRAMÁTICOS CASOS

Es una triste tradición que el poblado de Huatacondo sufra los embates de las tormentas de verano. En los últimos 60 años se han conocido dramáticos casos que han enfrentado distintas personas por quedar aisladas en uno de los pocos pueblos del norte que no cuenta con camino pavimentado, y su acceso es a través de la quebrada por donde baja el agua cada año, llevándose animales e inundando cultivos.

En los años 50 un aluvión en pleno poblado alcanzó a un anciano que no alcanzó a escapar del agua. En esos años también, el agua se llevó a un cuidador del valle de Tiquima, encontrando su cuerpo 7 días después.

En la década del 2000, el paramédico del pueblo se encontraba en mal estado de salud y debió esperar muchos días antes de que lo rescataran, aunque no logró sobrevivir.

El año 2011 una camioneta con trabajadores contratistas fue arrastrada por el alud. Milagrosamente sus ocupantes salvaron ilesos pero el móvil aún continúa enterrado, como símbolo de la fuerza de la naturaleza, que cada vez es más potente y amenaza a las personas que tiene más cerca, quienes durante años han demandado un camino que les permita evacuar a tiempo y no seguir sufriendo los efectos de este clima.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Lo más leido