13 feb. 2010

Estados Unidos espera más nevadas


En Maryland. Vehículos fueron sepultados por la nieve en un estacionamiento. Las tormentas son las peores en décadas en la costa este de Estados Unidos.


No más botas de USD 180. Rocío Jiménez las compró hace siete años y le fueron útiles cada invierno. “Pero la sal las mató”, dice, refiriéndose a las grandes cantidades de sal en grano que se riega en las aceras y en las calles para evitar que la nieve se congele.Su balance de lo que le costó esta última nevada: “Mis botas, unos pies mojados y congelados, interminables esperas del tren y a mis hijos un día de escuela”, dice en referencia a la suspensión de clases que ordenó el alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, para reducir el tráfico vehicular.

Viajeros afectadosAl menos un millón de pasajeros que tenían previsto tomar vuelos en diversas localidades de la costa este de Estados Unidos resultó afectado por las fuertes tormentas de nieve y el consecuente caos imperante en la región. Si bien los vuelos de hoy se realizarán con normalidad, los pasajeros deberán calcular las demoras en sus viajes. Los más afectados son los aeropuertos de Washington, Baltimore, Filadelfia y Nueva York.

El tren fue el medio de transporte que más se usó en Nueva York, aunque, ya entrada la noche, todas las estaciones bajaron el ritmo, cuando la nieve caía a gajos. Era una ciudad espectral con poca visibilidad a distancia y fuertes vientos y algunos transeúntes saltando bancos de nieve. Las pérdidas fueron de USD 250 millones.

Lo mismo ocurría en Washington DC, la capital del país, donde el Congreso y el Senado desde el pasado viernes cerraron las puertas. Dos fuertes nevadas en una semana. Para la capital, este es el peor invierno en un siglo.

Fue David Latterman, uno de los más populares presentadores de la televisión estadounidense, quien graficó en su segmento de chistes cómo la nieve afecta a Washington: “No hay señales de vida y nada pasa. De todas maneras no se nota la diferencia”.

En Filadelfia, Baltimore, Atlantic City, Albany y todas las ciudades del noroeste del país también cerraron las puertas de las cortes de justicia, las escuelas, las oficinas federales y los aeropuertos.

El área rural es donde se viven los días más difíciles: sin electricidad, carreteras intransitables y aislamiento. Para los agricultores, es tiempo de preparar la tierra para la siembra de primavera. Pero “todo está demasiado enlodado y es difícil trabajar así”, comentó al diario Stateville, Andrew Harris, un cultivador de moras. Los meteorólogos tienen su explicación. “A menudo en invierno la costa este sufre de tormentas, por la gran diferencia de temperaturas que existe entre el Golfo de México y el norte. Esto crea un desbalance atmosférico y se dan grandes tormentas”, según el meteorólogo John Kocet.

Lo que pasa en la atmósfera importa poco a Steven White, quien debía viajar el miércoles al estado de Virginia, en avión. Llamó al aeropuerto La Guardia en Nueva York y se enteró que su vuelo era uno de los 5 000 despegues de aviones cancelados. Pagó una noche más de hotel.

Por si fuera poco, el este de EE.UU. volverá a tener otra tormenta el lunes. Los que no creen en el cambio climático ven que el planeta va en dirección contraria al calentamiento global. “Lo que aquí estamos viviendo es un congelamiento global”, satirizó el senador republicano Jim Inhofe.

Fuente
ww1.elcomercio.com

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Lo más leido