28 sept. 2011

Tormenta azota a la metrópoli; genera inundaciones y fallas


GUADALAJARA, JALISCO.- Severas afectaciones al desplazamiento de vehículos trajo consigo la intensa lluvia que azotó a la Zona Metropolitana de Guadalajara. Importantes avenidas tuvieron que ser intervenidas por la Secretaría de Vialidad, que resolvió cerrar varios puntos debido a las crecidas de agua que originó la tormenta de esta tarde.

La dependencia estatal cerró por espacio de una hora los carriles centrales de la avenida López Mateos debido a las inundaciones; además, se entorpeció la circulación en las proximidades de La Minerva. En el resto de la urbe, una cantidad hasta el momento no contabilizada de árboles fueron derribados por los vientos que acompañaron la lluvia.


Lázaro Cárdenas fue otra arteria que resintió el episodio, toda vez que una inundación a la altura de los Arcos del Milenio obligó a la autoridad a impedir el desplazamiento de autos por la vía central. Esto ocasionó lenta fluidez en la circulación; tramos de esa vía de enlace permanecieron prácticamente inmóviles por lapsos.

Los sitios habituales, como la Zona Industrial y la plaza comercial de López Mateos y Mariano Otero nuevamente registraron un aumento importante al nivel de agua encharcada.

Puntos de la metrópoli fueron afectados por la presencia de granizo, que causó estragos en zonas como el cruce de Colón con el Anillo Periférico, que si bien diario registra fuerte afluencia de autos por la tarde/noche por el sentido Norte-Sur, lució completamente abarrotada.

La Glorieta Chapalita también resultó afectada por el fenómeno, alcanzando el medio metro de altura.

Dentro de los reportes ciudadanos, destacaron fallas eléctricas en diversas colonias metropolitanas. Los desperfectos en semáforos por prácticamente toda la ciudad también fueron la constante.

La tromba sorprendió a los tapatíos. A las cinco de la tarde el cielo comenzó a "tronar" por los rayos acompañados de lluvia, granizo y viento.

En la zona de Santa Teresita se fue la energía eléctrica en casas y alumbrado público, incluidos semáforos. Los granizos golpearon con fuerza los vehículos que transitaban ya con lentitud por la intensidad  de la tormenta. El viento tiró toldos de negocios del barrio.


En el cruce de Avenida México y Chapultepec se apreciaban coches detenidos, mientras por Avenida Hidalgo los automotores tuvieron que circular por los carriles centrales, pues por las laterales el nivel del agua alcanzaba las banquetas. Al menos un coche se apreció detenido en esta misma vía en su cruce con Federalismo, mientras que una camioneta quedó varada en la esquina con la calle Jesús.

La gente de a pie tuvo que resguardarse debajo de cualquier toldo o techo. Casi nadie traía paraguas. El temporal que la mayoría pensaba había terminado aún no acaba por completo. Nadie lo esperó.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Lo más leido