16 ago. 2011

Aragón elabora un "mapa de riesgos" de desastres naturales

Estará listo en enero. Definirá las zonas con peligro de inundaciones, vientos fuertes y fallos del terreno

Los movimientos y fallos del terreno, las inundaciones esporádicas o los vientos muy fuertes dejan cada año altas cifras de pérdidas económicas y, lo que es peor, también víctimas mortales. Los riesgos no son los mismos, ni de la misma intensidad, en todos los territorios. Pero, en mayor o en menor medida, son fenómenos naturales que afectan de forma generalizada a zonas habitadas, y Aragón no es una excepción.

Es difícil frenar la fuerza de la naturaleza, pero sí estar prevenido ante ella. Y eso es lo que persigue el «mapa de riesgos» que está elaborando el Gobierno aragonés y que permitirá conocer, de forma más precisa y exhaustiva, cuáles son los puntos de Aragón en los que se dan esos peligros naturales, para, a partir de ahí, actuar en consecuencia. Por ejemplo, teniéndolos en cuenta a la hora de diseñar los planes de ordenación urbana de los municipios, o a la hora de autorizar —o denegar— construcciones e instalaciones en ciertas zonas.

El estudio ha sido encargado a una consultora especializada, que ya está trabajando en su elaboración. El «mapa de riesgos» estará listo en enero. «Será un instrumento al servicio de la planificación del territorio, de la gestión del urbanismo, y un documento que servirá de apoyo a la toma de decisiones en esas materias», explicaron a ABC fuentes de la Consejería de Ordenación Territorial del Ejecutivo autónomo, la que ha encargado la elaboración de este «mapa de riesgos».

En materia de inundaciones, el estudio será lo más detallado posible. Desde hace años hay documentos técnicos que ya tienen delimitadas las zonas de inundación potencial, pero se restringen, por lo general, a grandes ríos y a núcleos urbanos de cierta entidad. El estudio que ahora se está elaborando será más amplio, analizará el riesgo de inundaciones en ríos, pero también en barrancos que puedan afectar a núcleos habitados o a actividades económicas.

En cuanto a los movimientos y colapsos de terrenos, el «mapa de riesgos» indicará las zonas de más peligro potencial, en fenómenos tales como desplazamientos de laderas o aparición de simas. Aragón tiene amplias zonas dominadas por los suelos de yesos, proclives a la formación de simas.

Una vez que esté listo este «mapa de riesgos», será tenido en cuenta cuando se realicen planes locales de urbanismo o se autoricen ciertas construcciones o instalaciones. En algún caso, las conclusiones de este estudio puede determinar prohibiciones o limitaciones. En unos casos, por ejemplo, impidiendo que se construya o se instalen complejos en zonas de alto riesgo; en otros, introduciendo normativas que obliguen a edificar con más seguridad para prevenir el impacto de esos peligros potenciales, como por ejemplo reforzando las cimentaciones en terrenos potencialmente inestables.

El «mapa de riesgos» también establecerá las zonas de Aragón en las que es más habitual que soplen vientos de intensidad peligrosa.

El estudio se realizará recopilando datos técnicos —meteorológicos, geológicos, de caudales...— y, en algún caso, con análisis sobre el terreno.

Fuente

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Lo más leido