12 jul. 2011

Los cultivos y casas están inundados

Casas inundadas, pérdidas de animales y huertos devastados se registraron en los sectores de Patul, en Gualaceo, y en las playas de Zhingate, en el cantón azuayo de Sígsig. El río Santa Bárbara se desbordó ayer en esas zonas.

A las 08:00, el caudal del afluente empezó a subir. Edwin Tigre se percató y comenzó a sacar su televisión, su ropa y una mesa, que estaban en la primera planta de su casa en Patul.

En 10 minutos sacó sus principales pertenencias. Este azuayo, de 20 años, desde una vereda observaba cómo el agua ingresaba a su vivienda. Subió cerca de 1,20 metros. Tigre contenía su molestia y, por algunos segundos, se quedaba sin palabras.

Es la segunda ocasión en este año que su casa se inunda. En abril pasado, el río Santa Barbara también se desbordó y perdió cerca de una hectárea de cultivos de maíz, fréjol y árboles frutales. “Hasta la fecha las autoridades no nos ayudan”.

Ayer, Tigre perdió totalmente sus 60 árboles de mandarina y naranja, así como sus sembríos de maíz. En Patul existen otras tres familias afectadas.

Alicia Neira también tuvo que sacar sus enseres de su casa y ubicarlos en una zona alta. Ella temía que las precipitaciones continuaran. “Desde la noche del domingo no ha dejado de llover”.

Su vecina Nelly Dagranda con una escoba sacaba el agua acumulada en la avenida de Los Cañaverales. Allí, el agua no llegó a los interiores de las casas de la ciudadela Jardines del Valle.

Dagranda también estaba molesta porque los ofrecimientos de las autoridades no se cumplen desde abril pasado. “Llegaron y observaron los daños que causó el río Santa Bárbara y ofrecieron ayuda”. En esa ocasión 80 hectáreas de cultivos se perdieron.

Ella y sus vecinos piden que el Municipio de Gualaceo levante muros de contención en las riberas del río Santa Bárbara para evitar que hayan más inundaciones.

El bombero Marco Sarmiento colocaba una cinta amarilla (con la palabra peligro) para evitar que las personas y curiosos pasaran por el lugar. Según él, esos muros son urgentes.

Los técnicos en el Municipio de Gualaceo no conocían sobre la inundación. Y el alcalde Marco Tapia se encontraba en reunión.

A 20 minutos de Gualaceo están las playas de Zhingate, en el cantón Sígsig. Allí Manuel Sebastián Fajardo contemplaba la creciente del río Santa Bárbara. Estaba agobiado porque no salvó a sus cuatro cabezas de ganado. Según él, perdió USD 2 100.

A las 06:00 Fajardo se levantó, abrió la ventana en su casa y “me asusté porque el caudal del río se salió unos tres metros”.

En las playas de Zhingate, el agua cubrió hasta la mitad de las cabañas a donde turistas llegan los fines de semana y feriados. La cancha de fútbol y las bancas también fueron afectadas.

También, árboles de eucalipto, frutales y sembríos de maíz se perdieron por la creciente.

El jefe del Cuerpo de Bomberos de Sígsig, Jorge Cárdenas, hizo un recorrido por el lugar para constatar los daños. En su balance se determinó que no existen pérdidas humanas ni casas. Solo hay afectaciones en cultivos.

Cárdenas hizo un llamado a los pescadores y ciudadanos para que no se acerquen a las orillas del río y así evitar accidentes.

Fuente

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Lo más leido