17 mar. 2011

Desastre Nuclear: lo que preocupa al ciudadano común

Los ojos de la comunidad internacional están dirigidos a Japón. El pueblo nipón lucha contra el tiempo en su intento de evitar un desastre nuclear en su territorio. El peligro de radiación ha sido una amenaza constante después de que las plantas nucleares colapsaran a consecuencia de los desastres naturales que azotaron Japón.

Lo más cercano que recuerdan las últimas generaciones es el desastre nuclear ocurrido en Chernóbil en Rusia. En opinión de Iouli Andreleev, un experto en el tema, Chernóbil mereció mayor cobertura y no descarta la posibilidad de que poderosas corporaciones movieran influencias para maquillar el tema y así proteger intereses de inversionistas en la industria de energía atómica.

Lo cierto es que lo acontecido actualmente en Japón despierta un interés en el ciudadano común por conocer más acerca del tema. Con el incremento de la población mundial, las naciones buscan la manera de poder cubrir las demandas generadas por sus ciudadanos. Los países desarrollados han optado por programas de centrales nucleares como una fuente de abastecer energía en diferentes áreas como eléctrica, mecánica y térmica.

El caso particular de Japón es que el territorio es limitado por tanto deben aprovechar cada metro cuadrado de su geografía. Cualquier indicio de negligencia es descartado, pues los estándares de seguridad son altamente respetados en este país. Lamentablemente los desastres naturales provocaron que las estaciones nucleares rebasaran sus niveles y hoy enfrentan las consecuencias de la radiación. Igual preocupa la repercusión que tendrá en el medio ambiente que ya bastante deterioro ha sufrido en las últimas décadas.

La OMS descartó cualquier posibilidad de que efectos alcancen el continente americano ya que de por medio hay un gran océano. La repercusión inmediata sería en 30 kilómetros a la redonda en la localidad de Fukushima. Como primera medida se ordenó la evacuación de la población. De otro lado las agencias de salud en California han reportado un interés de la población por la adquisición de píldoras anti radiación. La directora de salud Kathryn Higan declaró que no existe un antídoto contra la radiación nuclear, lo que se oferta en la farmacia son cápsulas de Yoduro de Potasio, que es la medicina que se ingiere para proteger a la glándula tiroides de iodos radiactivos.

No es momento de buscar héroes o villanos, la prioridad ahora es la población nipona, una nación que por tradición alimenta una cultura de disciplina, constancia y sabiduría. Cualquier tipo de ayuda sirve, desde el envío de víveres y dinero hasta las oraciones y la solidaridad con este gran país. El ciudadano de a pie debe estar a la expectativa, informarse del tema y mantener la calma. Debemos rescatar lo positivo de esta lección, quizás sea una señal a las industrias de dirigir sus esfuerzos a fuentes de energía naturales como el caso de la energía solar y eólica.

Fuente

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Lo más leido