25 feb. 2011

Propuestas sobre el cambio climático

El Peruano. En la actual campaña electoral, el ministro del Ambiente, Antonio Brack, hizo un llamado para que los distintos aspirantes a la Presidencia de la República discutan sus propuestas para encarar el tema del cambio climático, que es un hecho indiscutible y podría implicar serias consecuencias para el país.

Esta inquietud ministerial nace de la iniciativa del Gobierno peruano en la destrucción de las dragas de inescrupulosos grandes mineros que dañaban los ríos de Madre de Dios. Por ser un problema recurrente y de vital importancia, la población debería conocer qué planes ofrecen los candidatos para enfrentarlo en los ámbitos ecológico y social.

La meta, desde luego, es que el control de la deforestación y el ecosistema sea permanente, y que el próximo gobierno tome la posta de lo que la actual administración ha podido avanzar en este campo.

La tarea es difícil. Los postulantes deberían presentar propuestas para armonizar los intereses y las conductas en búsqueda de un proyecto de vida, para lo cual se requiere compartir una visión sobre los propósitos y cómo lograrlos.

Es claro que como se puede comprobar con la huelga anunciada por los mineros informales de Madre de Dios dicha conducta no existe entre ellos, y todavía se utiliza el argumento de “falta de fuente de trabajo” como licencia para seguir depredando nuestra Amazonía.

No existe una conciencia de que es justamente la Amazonía la que puede captar gran cantidad de CO2 para mitigar, en alguna medida, el cambio climático.

La agenda es amplia al respecto. Se espera escuchar propuestas sobre cómo enfrentar la tala ilegal y evitar que el narcotráfico desplace a productos agrícolas que pueden ser rentables en el mercado internacional.

Otros asuntos que se deben discutir son el proceso de migración, las inundaciones, el crecimiento de los sectores urbanos, el impacto de las nuevas obras de infraestructura, el tipo de agricultura en los sectores más pobres de las zonas andinas, la calidad de aire en las ciudades.

Los planes electorales también deben contemplar qué hacer frente al retroceso de los glaciares en las zonas andinas y el crítico problema de la disminución del agua. Como sabemos, la desaparición de los glaciares afecta a la Amazonía, ya que son estos los que drenan los campos. En los últimos 35 años, los glaciares en los Andes peruanos se redujeron en 22 por ciento y hasta en 80 por ciento en los glaciares menores.

Hace más de una década, el embajador Oswaldo de Rivero ya había observado que Lima es una de las pocas ciudades con gran población que se encuentra en zona desértica. La otra ciudad del mundo es El Cairo.

En el debate político está ausente, asimismo, el tema de cómo enfrentar las emergencias por sequías, inundaciones, deslizamientos y heladas, que según especialistas de la Comunidad Andina de Naciones han aumentado 2.4 veces de 1970-1999 a 2000-2005. Se debe discutir cómo el Perú, uno de los países más vulnerables del mundo al cambio climático, puede aumentar su capacidad de prevención ante estos fenómenos.

Estos puntos constituyen una amplia agenda que cualquier agrupación política que desea asumir las riendas del gobierno debería estar capacitada para responder hoy.

Fuente

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Lo más leido